Importante: Los viajes de yoga son viajes abiertos a todo tipo de personas que quieran conocer el país de una forma más auténtica a un ritmo más suave. Son viajes especiales, diferentes, slow travel... Nos permitirán disfrutar el destino al mismo tiempo que profundizamos en la práctica del Yoga adaptada para todos los niveles. NO se requiere experiencia previa.
Este es un viaje diferente para viajeros diferentes, donde la filosofía del viaje es como la filosofía del yoga: libertad y flexibilidad.


DESCUBRIENDO DELHI. Días 1 a 3


Nada más aterrizar, Delhi nos dará la bienvenida al país. Difícil de describir los primeros sentimientos y sensaciones que afloran. Te ves rodeado de gente y te pierdes en el caótico tráfico de sus calles, entre animales sueltos, vacas, rickshaws, tuktuks, tenderetes callejeros y gente, mucha gente…
… ¡Esto es India!

Pero India es también la cuna mundial del yoga y la meditación, y es entonces cuando podemos transitar en apenas unos segundos, del bullicio incesante del mundo exterior al silencio y la paz del mundo interior. ¡Eso es lo que conseguiremos en este viaje!

En Delhi nos adentraremos en la capital de uno de los países con mayor diversidad cultural del mundo y con más de 1500 millones de habitantes. Por algo hay quien tacha a India de continente… En la capital podremos visitar el Fuerte Rojo, la mezquita de Jama Masjid, el grandioso templo de Askhardam, pasear por el popular bazar de Chandni Chowk o visitar la tumba de Gandhi en el parque de Raj Ghat. 


LA INDIA MÁS PINTORESCA Días 4 a 15


Dejaremos Delhi y nos adentraremos en la región más exótica de India: Rajasthan. Intentaremos que un largo tren nos lleve hasta Jaisalmer, ciudad-fortaleza oasis entre las arenas del desierto del Thar, y que nos deslumbrará cuando las luces del atardecer se relejen sobre el fuerte emplazado en lo alto de la colina.

Pasearemos por el laberíntico trazado de las calles del fuerte admirando las numerosas havelis que surgen tras cada esquina, admirar la belleza de los templos jainistas, contemplar las vistas desde lo alto del fuerte y realizar una pequeña incursión en camello en el desierto del Thar. Allí disfrutaremos de una clase de yoga con los sonidos y la mágica energía del desierto, recompensando el esfuerzo por el largo viaje que ha supuesto llegar a una de las ciudades más hermosas de India.

Nuestro siguiente destino será Pushkar, una de las pocas ciudades sagradas de India donde se venera a Brahma y por lo tanto, uno de los pocos lugares donde hay templos dedicados a este Dios, que forma parte de la tirada principal de dioses hinduistas, junto con Visnú y Shiva. Pushkar es una ciudad tranquila de peregrinaje construida alrededor de un lago sagrado que apareció cuando Brahma dejó caer una flor de loto sobre el lugar. Podremos disfrutar también de preciosas pujas, ofrendas y ceremonias en sus ghats, los templos dedicados a Brahma o contemplar las increíbles vistas de la ciudad desde el alto templo de Saraswati. Para los amantes de las compras, Pushkar tiene un bazar en el centro del pueblo y todo tipo de tiendas especialmente de textil.

Continuaremos nuestra ruta y llegaremos hasta Bundi, un tesoro oculto en Rajasthan envuelto de un aura de magia y encanto difícil de superar. La pequeña Bundi es una ciudad que invita a permanecer y a sumergirse en su ambiente como un habitante local más. Podremos pasear por su gran bazar, entre sus casitas pintadas de color azul, visitar el Palacio de Garh (del que Kipling dijo que era “una obra de duendes, más que de hombres”), el fuerte de Taragarh o disfrutar del enorme placer de “ver la vida pasar” mientras saboreas un chai o desde una de sus terracitas perfectas para una buena charla, lectura o practicar el arte de hacer nada. ¿Un masaje ayurvédico para acabar la jornada?.

Desde Bundi tomaremos un transporte para llegar a Agra, uno de los platos fuertes del viaje y más conocida mundialmente por albergar el mayor monumento construido por amor, el Taj Mahal. Este estallido de mármol blanco y una de las maravillas del mundo se tiñe con distintos colores según las horas del día ¿una sesión de yoga con el Taj Mahal de fondo? Desde Agra, regresaremos a Delhi para coger el vuelo de regreso a casa.Viaje yoga India ¿Te vienes con nosotros?