Importante: Los viajes de yoga son viajes abiertos a todo tipo de personas que quieran conocer el país de una forma más auténtica a un ritmo más suave. Son viajes especiales, diferentes, slow travel... Nos permitirán disfrutar el destino al mismo tiempo que profundizamos en la práctica del Yoga adaptada para todos los niveles. NO se requiere experiencia previa.
Este es un viaje diferente para viajeros diferentes, donde la filosofía del viaje es como la filosofía del yoga: libertad y flexibilidad.


ENTRE TRADICIONES Y MODERNIDAD: BIENVENIDOS A VIETNAM: Días 1 a 3

Nuestra aventura comenzará en Ho Chi Minh, una ciudad vibrante en permanente cambio donde las ancestrales tradiciones conviven con la constante evolución del país. Conocido también como Saigón, Ho Chi Minh es una ciudad con un caos de tráfico intenso, motocicletas, motocicletas y más motocicletas. En muchos de sus rincones y laberínticas calles, aún se pueden contemplar sus arraigadas tradiciones con templos donde los monjes oran entre oleadas de incienso, y bellos y tranquilos parques donde cada día los vietnamitas realizan sus rutinas de gimnasia, ejercicio físico o acupuntura a los pacientes.

Comenzaremos nuestras primeras sesiones de yoga y visitaremos un centro de masajes tradicional vietnamita que nos ayudará a relajarnos y revitalizarnos tras el largo viaje en avión. El que lo desee también podrá conocer las cuevas de Cochi o visitar el “Museo de la Guerra”, sobrecogedor recuerdo de la dura época que le tocó vivir a este país hace algo más de 30 años. Pasearemos por los mercados de Cho Ben Thanh o Bin Tay y sus calles coloniales llenas de vida por citar algunas de las muchas actividades que ofrece la capital del sur.


EL DELTA DEL MEKONG CON LOS "EASYRIDERS" Días 4 a 12

En Ho Chi Minh la familia crecerá porque aquí es donde nos encontraremos con nuestros amigos vietnamitas: los “easy riders”, un grupo de moteros muy experimentados con los que viviremos una experiencia ÚNICA disfrutando de forma directa de la esencia de Vietnam y Camboya en sus pequeñas aldeas remotas apenas tocadas por el turismo y fuera de las rutas habituales, sin lugar a dudas uno de los principales atractivos del viaje y que estamos seguros no olvidarás.

Con nuestras mochilas atadas en las motos y durante doce días viajaremos acompañados por nuestros anfitriones que se convertirán en nuestros “ángeles de la guarda” y guías viajeros. Con ellos nos adentraremos en la zona del Delta del Mekong, entre ríos y canales, mercados flotantes, templos, pagodas e iglesias, plantaciones infinitas de arroz, flores de loto, especias y frutales, aldeas y comunidades donde aún sobreviven tribus y por supuesto, los pueblecitos de pescadores que habitan sus aguas con sus pintorescos mercados. Una verdadera AVENTURA en mayúsculas que nos permitirá disfrutar de la esencia y autenticidad, donde el ambiente rural, su gente y los espectaculares paisajes serán los protagonistas.

Recorremos el sur vietnamita durante un recorrido apasionante por el Mekong y llegaremos hasta la frontera con Camboya, donde la cruzaremos por tierra con nuestros conductores para visitar con ellos lo mejor de la costa sur camboyana. No tenemos ninguna duda de que viviremos una experiencia inolvidable mientras disfrutamos de unas vistas y sensaciones únicas, un verdadero ejercicio de presencia y contemplación absoluta. Esta forma de viajar no sólo nos permitirá llegar a lugares remotos y maravillosos fuera de la zona turística sino que nos dará la oportunidad de conversar con ellos sobre el país, sus costumbres, historia, idiosincrasia, política o religión.

Cada mañana nos despertaremos con una sesión de yoga para comenzar el día con la mejor energía y vitalidad. A veces surgirán prácticas espontáneas en el camino, otras sesiones serán en la puesta de sol, otros días no haremos porque estaremos cansados o preferimos otro plan. Viajaremos despacio, sin prisas, disfrutando de cada momento y de lo que nos regale el camino. Os recordamos que en los viajes en moto no excedemos los 50-60 km/hora para que cada trayecto en la moto se convierta en una verdadera meditación y contemplación. Iremos alternando descansos y paradas en el camino donde aprenderemos cómo funciona el día a día en la vida de la gente local, sus cosechas, cómo pescan, las fábricas artesanales de incienso, plantaciones de frutas, arroz, pimienta, templos y pagodas, lagos y ríos, cascadas… Compartiremos charlas e historias con nuestros nuevos amigos y “chóferes” moteros saboreando un delicioso café vietnamita o una cerveza local bien fresquita.


 

EL IMPERIO KHMER:  PHNOM PENH Días 13 a 16

En la bella Kampot y tras visitar su Parque Nacional de Bokor, nos despediremos de los “easy riders” y emprenderemos rumbo al norte para llegar hasta la actual capital de Camboya. Phnom Penh nos sorprenderá con la fuerza emergente de modernidad que se mezcla con lo tradicional. Durante nuestra estancia en la capital continuaremos indagando en su pasado y aprenderemos sobre la crueldad y uno de los mayores genocidios que dejó la huella de los Khmer Rouge o Jemeres rojos de la mano del dictador Pol Pot. Visitaremos el ineludible Museo del Genocidio “Toul Sleng” y nos emocionaremos recorriendo los campos de exterminio conocidos como “Killing Fields”.

Pero esta ciudad y su gente también tiene una cara amable que ofrecernos: nos impregnaremos de la paz y serenidad que se respira en sus principales templos budistas. Seremos testigos de cómo se entremezcla la modernidad con las raíces tradicionales del país deambulando entre sus mercados, puestos callejeros y rascacielos o contemplando la arquitectura tradicional de la pagoda plateada del Palacio Real a la mejor luz del día a los pies del Mekong, … o simplemente, disfrutando de un tranquilo día en la rivera del río o en sus bonitas y acogedoras terrazas con vistas al Mekong. Regresamos a Phnom Penh desde donde emprenderemos el regreso a casa.
 
Viaje Vietnam Camboya yoga… ¿te vienes con nosotros?