,

El Pico de Adan. A 5200 escalones de un amanecer sobre Sri Lanka

Cuando el despertador me sonó a las 2 de la mañana no me lo podía creer… ¡pero si acabo de cerrar el ojo! En fin… ¡me tengo que poner las pilas, que hay una montaña que subir! Un café, unas galletas, repasar la mochila (que no se…