La diosa madre del univero. El Everest
,

La Diosa del Universo

Para todo aquel que viaja a Tíbet, el momento de contemplar el Everest desde la morrena del glaciar de Rongbuk es uno de los momentos estelares del viaje. Tras un penoso paseo de algo más de 5 kilómetros a más de 5.000 metros de altura, llegar extenuado hasta el mirador y contemplar a la Diosa del Universo, o Chomolungma, es la gran recompensa que esperamos todos los que realizamos un viaje por este rincón de Tíbet.
Destino Final: Lhasa
,

Un Carro de Fuego entre las Nubes

En julio del 2006 se inauguró una de las mayores construcciones jamás realizadas por el ser humano. Una obra de ingeniería colosal que une la capital China con el corazón de los Himalayas, el antaño reino prohibido de Tíbet. Una de las formas más evocadoras de alcanzar la patria del Dalai Lama es embarcarse en un viaje de tres días en tren hasta el pie del Potala.