El desierto mauritano del Sahara esconde misterios y rincones extraordinarios. Chinguetti, la ciudad/medina medieval que se conserva en perfecto estado al este de la meseta de Adrar, es el punto más cercano a uno de los accidentes geográficos más curiosos e interesantes del mundo, la Estructura de Richat, también conocida como “El Ojo del Sahara”.

Chinguetti, la séptima ciudad sagrada del islam

Esta pequeña ciudad, fundada en el siglo XII como plaza fortificada para servir de centro de algunas de las rutas más importantes en el comercio transahariano, es ahora un lugar que atrae las visitas de numerosos turistas buscando arquitectura, paisajes desiertos y los primeros manuscritos del mundo árabe, que aún hoy día se siguen conservando en sus antiguas bibliotecas.

También resulta muy atractivo observar cómo el desierto está devorando la ciudad, es posible ver cómo en su frontera occidental las dunas ya han sepultado un buen número de casas.

Gracias a la ayuda internacional y a su consideración como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996, en la actualidad, recibe ayuda económica para recuperar parte de su antiguo esplendor.

Característica arquitectura saharaui

La mayor parte de la ciudad está construida con la arquitectura autóctona, propia del Sahara, a base de mampostería roja en seco, casas de adobe con techos planos cubiertos de madera de palmas. Pasear por sus calles es volver a lo que fuera la edad media en Mauritania.

Si estamos atentos, en muchas de las puertas se puede apreciar el tallado manual de las acacias, ya desaparecidas por la sobreexplotación. Si entramos en alguna de estas casas, podremos ver cómo soportaban los sofocantes días de calor gracias a sus frescos patios interiores.

Edificios más importantes

Muchas de las estrechas calles de Chinguetti terminan en la Mezquita central (Mezquita de Chinguetti). Junto a esta antigua estructura de piedra se localiza una plaza con minarete incluido, una fortaleza de la Legión Extranjera Francesa y una torre de agua.

Sin embargo, la importancia del casco antiguo de esta ciudad se encuentra en las cinco bibliotecas, de gran interés para el mundo árabe, llenas de textos del Corán, poesía, escritos jurídicos, de gramática, avances científicos e incluso textos relacionados con el territorio del Al-Andalus. Textos algunos que tienen fecha de finales de la Edad Media. En la localización de Chinguetti, como centro de ruta de caravanas, en su época de gran esplendor, además de servir como zona de compra y venta de oro, marfil, esclavos, telas, armas y todo tipo de productos provenientes del África Negra, Europa y Oriente, se desarrolló un floreciente intercambio de libros que se copiaban y guardaban, conservándose de generación en generación.

Un paseo hasta el Ojo del Sahara

Una carretera pedregosa parte de Chinguetti hacia Oudane, la ciudad más cercana a este extraño y único accidente geográfico en el mundo. Un recorrido de dos horas por una de las zonas saharianas más extremas, en el paralelo 21 y en el meridiano 11 oeste.

Este lugar, muy alejado de la costa, se localiza en plena meseta de Aldrar, solo es apreciable en toda su magnitud desde el espacio, solo desde un satélite se podrá ver claramente la apariencia de ojo que posee.

Se trata de una estructura de 50 kilómetros de diámetro que todavía presenta un buen número de dudas acerca de su formación. Uno de los pocos misterios naturales que quedan en nuestro planeta Tierra.

La Estructura de Richat, formada por una serie de líneas que giran en espiral y que adquiere varias tonalidades a lo largo de toda su superficie, fue descubierta en el verano de 1965 por los astronautas, James McDivit Y Eward White, cuando realizaban una misión para la NASA, la Gemini 4.

Sobre esta impresionante formación se ha dicho de todo. Desde que se debía al impacto de un meteorito hasta que se trataba de un volcán sin erupcionar, pasando por ser la huella dejada por una gigantesca nave extraterrestre.

¿Qué es el Ojo del Sahara?

Los últimos análisis y estudios sobre la zona señalan que se trata de una estructura simétrica de domo anticlinal que ha sido creada por la erosión que sobre ella han producido, durante millones de años, las inclemencias del tiempo.

En el centro de este lugar, lejos de todo y rodeado por nada, se encuentran rocas del Proterazoico (desde hacer 2.550 hasta 542 millones de años). En el margen exterior, las rocas pertenecen al periodo Ordovidício (desde hace unos 845 millones de años hasta hace apenas unos 444 millones de años).

Como dato curioso hay que señalar que, según la hora del día y la estación del año en que se observen o tomen fotografías, este lugar cambiará de color. Todo un espectáculo difícil de apreciar y que seguirá formando parte de los misterios de la naturaleza.

¿Interesante verdad? ¿Quieres vivir la aventura de acercarte a uno de los lugares más inhóspitos de La Tierra? Entra en la página de Paso Noroeste haciendo clic aquí y mantente informado de nuestra próxima salida a Mauritania.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 + 17 =