Entradas

,

La Diosa del Universo

Para todo aquel que viaja a Tíbet, el momento de contemplar el Everest desde la morrena del glaciar de Rongbuk es uno de los momentos estelares del viaje. Tras un penoso paseo de algo más de 5 kilómetros a más de 5.000 metros de altura, llegar extenuado hasta el mirador y contemplar a la Diosa del Universo, o Chomolungma, es la gran recompensa que esperamos todos los que realizamos un viaje por este rincón de Tíbet.