trekking Ciudad Perdida de Colombia

Los beneficios a la salud de realizar trekking con frecuencia son innegables. Si este placer de recorrer senderos se combina con lugares lejanos, exóticos y hermosos, se recibirá, además, las sensaciones de la aventura, satisfacer la curiosidad, emocionarse con las imágenes que ofrece la naturaleza o sorprenderse con cada descubrimiento. Por eso, en Paso Noroeste te ofrecemos el viajes de trekking en la Ciudad Perdida de Colombia para que disfrutes de nuevos lugares al mismo tiempo que haces ejercicio. 

En Paso Noroeste conocemos bien estos sentimientos y sensaciones, nos encanta caminar con y sin rumbo fijo por parajes nuevos, diferentes y siempre especiales. Pero, si hay que decantarse por uno en concreto, por ese que realmente nos ha dejado maravillados, es, sin lugar a dudas, el viaje de trekking en la Ciudad Perdida de Colombia, en el poblado escondido de Tayrona, agazapado, como tragado por la selva de la Sierra Nevada de Santa Marta, conocido como el Machu Picchu de Colombia.  Este viaje de aventura puedes hacerlo con nosotros en Paso Noroeste. 

Teyuna, la Ciudad Perdida

Desde la ciudad colonial de Santa Marta se abren los senderos para practicar trekking en la Ciudad Perdida y llegar a la ciudad perdida de los Tayrona mientras se disfruta de este inmenso y espectacular Parque Nacional. En este lugar se podrá convivir con esta, que es una de las principales tribus de la Sierra Nevada de Santa Marta, y tomar un primer contacto con el entorno vivo, natural y salvaje que aún conserva este espacio.

Antigua, poderosa y compleja organización, fueron perseguidos por los españoles, esquilmándolos y obligándolos a refugiarse en los páramos. Llegaron a ocupar 30 hectáreas a una altura de 1200 metros, creando una ciudad capaz de contener a 2500 habitantes. En la actualidad se agrupan en cuatro tribus (wiwa, kogui, kankuamo y arhuaco), tres de ellas se encuentran representadas por la Organización Gonawindúa Tayrona, manteniendo costumbres como las de sus antepasados.

Lo peor de la caminata

La única forma de llegar a Teyuna es caminando. Un paseo de 50 kilómetros que se interna en las profundidades de un bosque tropical húmedo y primario, es decir, en la más pura y oscura selva.

La ruta no es sencilla, tiene grandes desniveles en los que, en ocasiones, te azota el sol sin compasión y, en otras, la humedad o la lluvia torrencial te cala hasta los huesos. Hay que cruzar ríos en los que no te puedes fiar de su caudal, puede llegarte por los tobillos o arrastrarte con contundencia.

Por si fuera poco, tendrás que enfrentarte a picaduras de todo tipo de insectos, sobre todo de mosquitos, lógicamente. También deberás tener cuidado con los enormes barrizales que te esperan, en los que puedes caer resbalándote, lastimándote tanto físicamente como en el orgullo.

Lo mejor de la caminata

Podemos asegurar que las maravillas que nos esperan al cumplir con este recorrido superan con creces las posibles inconveniencias y el esfuerzo que se realiza. La enormidad de la belleza que se presenta al caminante es inigualable, se tendrá la suerte de recorrer algunos de los espacios más hermosos de toda Sudamérica.

Momentos que se quedarán para siempre prendidos en la retina de la memoria. El esfuerzo de los rayos del sol para penetrar en la neblina al amanecer, las cascadas que componen melodías ancestrales, la eternidad de espacios selváticos, poblados de tribus primigenias, como la de los wiwas o los koguis, recibiéndote con una sonrisa, las fabulosas vistas y paisajes posibles desde terrazas y collados, desde donde es posible la contemplación de la grandiosa selva que todo lo cubre mientras juega con la gama de infinitos verdes… Todo eso te atrapa y envuelve haciéndote olvidar cualquier incomodidad o hito del camino a superar.

La sorpresa

Bastaran 3 días de caminos selváticos y placeres escondidos y salvajes para llegar a una fabulosa escalera, compuesta por 12000 escalones, creada para permitir la entrada a la mítica ciudad perdida. Al subirla, con la poca o mucha fuerza que aún queda en los músculos, se llega a una gran plataforma circular y, algo más arriba, a otra, y después a otra más.

Esta es la extraña y fabulosa Ciudad Perdida de Colombia, concretamente pisas la escalinata ceremonial, donde se ubicaban las casas de los sacerdotes o Mamos y sus templos. Si te paras un momento a contemplar la estructura que aún queda en pie, tu mente no entenderá qué tipo de tecnología o técnica de construcción dominaba esta civilización para una construcción como la que observas. Se trata de una edificación creada hace más mil años en un entorno tan complicado y tan perfecta en su planificación que te dejará con la boca abierta.

Y es que, a pesar de que los Tayrona construían sus casas con elementos de materia vegetal, motivo por lo que no queda rastro de ellas, las plataformas circulares de los templos, los muros, la red de caminos y las canalizaciones de agua sí estaban construidas para durar y maravillar a las visitas del futuro.

Si te fascina este tipo de descubrimientos, si quieres formar parte de la historia participando en el viaje de trekking en la Ciudad Perdida de Colombia, que es tan insólito y mágico, visita Paso Noroeste, y mantente informado de nuestras próximas salidas. Ven a la aventura, toma unas vacaciones completamente diferentes, siéntete vivo y añade a tu memoria un recuerdo único de aventuras reales

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 10 =