Cataratas Victoria

Para los que formamos parte del equipo de Paso de Noroeste, este que vamos a describir a continuación es, posiblemente, uno de los accidentes geográficos más impresionantes del mundo, las Cataratas Victoria es un espectáculo sonoro y visual sin igual. Un lugar reconocido en occidente desde que el popular explorador escocés David Livingston las descubriera, situara en el mapa y las llamara como la reina de Inglaterra en 1855. Dentro de nuestros viajes de aventura, contamos con una gran variedad de viajes a África con los que vas a poder descubrir lugares tan impresionantes como las Cataratas Victoria. 

Este Patrimonio de la Humanidad desde 1989 se hace notar mucho antes de apreciar su grandeza. El rugido que emana de su húmeda y profunda garganta es lo primero que se siente, no en vano se escucha hasta en 50 kilómetros a la redonda. Las cataratas Victoria están en el parque nacional Luangwa del Sur, ubicado en el centro del África Austral. Se distribuye una parte en Zambia y otra en Zimbawe, ambos países están encargados de su cuidado y protección.

El gran salto

El murmullo que se va convirtiendo en estruendo a medida que nos acercamos y que llega a ser ensordecedor también va creando una colosal nube de vapor a partir de la caída de agua precipitándose en una brecha desde nada menos que 1700 metros de largo. Es por este aspecto terroríficamente bello de la espesa columna blanca que se proyecta que los nativos le dieron el nombre de Mosi-oa.Tunya o humo que truena en la lengua local lozi.

Este gran salto, desde 130 metros en las zonas más bajas hasta los 400 en la altura máxima, posee un caudal medio de 1,1 millones de litros por segundo. Para hacerse una idea de lo que significa, durante 24 horas estas cataratas dejan caer el consumo doméstico que usan más de 260 millones de personas.

Al espectáculo de la caída se une el curioso fenómeno conocido como la lluvia invertida, que no es otra cosa que el agua que rebota salpicada y que puede llegar a superar, debido a su velocidad y violencia, la altura de la propia catarata. Después, este líquido precioso, fresco y puro, se unirá a la gran nube en forma de minúsculas gotículas que descenderán nuevamente y de forma más suave hasta el río. Gracias a esta bruma, la zona de las Cataratas Victoria se considera como la única parte del mundo donde siempre está lloviendo.

La imagen se completa con la aparición de múltiples arcoíris que ofrecen un toque místico a un entorno de especial magia. Este arcoíris es incluso apreciable en noches con luna, cuando aparecen los arcos lunares.

Varias cataratas, los ríos, la fauna y más

La belleza de este indescriptible rincón del mundo no se debe solo a una y exclusiva catarata, es un conjunto en el que la orografía se funde con la vida que alberga.

Para empezar, el nombre de Cataratas Victoria no se refiere a una sola línea indivisible de caídas. La impresionante y continua cortina líquida que cae sobre rocas basálticas se divide en un buen número de otras menores bien diferenciadas. Las cuatro más importantes son las de Diablo, las Principales, las de los Arcoíris, que son las más altas, y las del Este.

Boiling point

No dejan de tener su propia espectacularidad las aguas del Zambeze que llegan formando gargantas zigzagueantes hasta el conocido como Boiling Point, un lugar donde se concentran con furia sus aguas, formando turbulencias con una gran peligrosidad para cualquier ser vivo que se atreva a bañarse. Su constante estado de aparente ebullición ha arrastrado cocodrilos e hipopótamos, expertos nadadores que nada han podido hacer frente a esta furia acuosa.

Devil,s pool

La piscina natural bautizada como Devil,s Pool se ubica justo al borde del precipicio. Junto a una caída de más de 100 metros de altura y en la que los más valientes se atreven a darse un baño, solo a finales de año, cuando no hay demasiado caudal y siembre bajo supervisión estricta de los guías. En este baño se hace posible estar en el agua justo en el punto donde esta se deja caer en cascada hacia la nada, una experiencia no apta para cardíacos.

La Isla de Livingston

Punto exacto desde donde el afamado explorador escoces David Livingstone pudo apreciar por primera vez la grandiosidad de estas cataratas. En este preciso punto cabe suponer que apuntó sus célebres palabras que intentaban describir el espectáculo que se abría ante sí; “Escenas tan bellas deben haber sido contempladas por ángeles en vuelo”.

Su fauna

Los meandros, sus marismas y todo el entorno de las cataratas Victoria guardan un espacio único para la observación y conservación de todo tipo de especies animales, como las manadas de cebras y gacelas, grandes felinos. En el interior del Parque South Luangwa se encuentra el hogar de más de 60 especies de mamíferos y 400 de aves que se acercan hasta las orillas de estos humedales cada vez que tienen ocasión, por lo que las manadas de elefantes y otras especies son habituales. De hecho, de abril a octubre, es decir, durante la estación seca, el río Luangwa se llena de gigantescos hipopótamos acompañados de las diminutas carracas lila.

DCF 1.0

El lago Malawi

También muy cerca de las cataratas Victoria aparece un mar interior que presenta playas, reservas naturales, aldeas pescadoras y una infraestructura turística apreciable que incluye balnearios de calidad. Se trata de uno de los grandes lagos del Valle del Rift, no en vano tiene nada menos que 560 km de largo y 80 de ancho. En la parte más alejada, hacia el sur contiene un parque natural con doce islas.

Quieres ver esta joya indescriptible de la naturaleza, entra en la web de Paso Noroeste y mantente informado de nuestros viajes a África para poder descubrir las Cataratas Victoria.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − tres =