Inmensas llanuras de hierba, de todas las tonalidades de verdes posibles, mecidas por un viento incesante, el sonido de una gaita, el rugir de las olas más allá del acantilado… La poesía y la épica se unen en unos dominios donde la realidad se funde con el mito al menor descuido.

Quien quiera visitar las Tierras Altas de Escocia tiene que estar preparado para perder el sentido de puro placer. El ambiente es auténtico, original, aún se huele y se respira en el aire la tradición de siglos de vida dura y sencilla, de naturaleza pura y de bondad humana.

¿Quién no quiere sentir la experiencia de vivir una vuelta a los inicios más salvajes de los hombres del norte, de aquellos tipos rudos de espadas y faldas que recuerdan a héroes como Rob Roy o al mismísimo William Wallace, a cantinas de paredes de piedra, techos de paja, cerveza negra y puro whisky de malta?

Nadie puede resistirse a una experiencia que, con toda seguridad, se va a convertir en un recuerdo imborrable.

¿Qué son las Highlands?

Las Highlands o Tierras Altas son una región montañosa ubicada en el centro y norte de Escocia. La componen una serie de regiones y concejos como los de Aberdeenshire, Angus, Argyll y Bute, Moray, Perth and Kinross y Stirling. Las Highlands es pura geografía de colinas cubiertas de turba negra, hierba verde y ocre, agua plateada y fuerte viento invisible.

La orografía se completa con montañas cubiertas de nieve desde la que caen cascadas infinitas que se agolpan en ríos salvajes dando vida a un territorio que es imposible domar. Lagos, valles infinitos, viejos castillos, leyendas, y la basta soledad que ofrece un cielo casi siempre encapotado, y es que hablamos de una zona que permanece con unos bajos índices de población.

La mejor forma de conocer estas tierras es desde la capital de Escocia, Edimburgo, y cruzar estos territorios teniendo la carretera M90 como referencia hasta llegar a Inverness. Mapa en mano, perdiéndote cada vez que sea necesario para descubrir parajes insólitos usando sus carreteras secundarias.

Así que ya sabemos cuál es la mejor de las maneras para recorrer y conocer esta indomable región; alquilar un coche y moverse con plena libertad por todo el territorio. En este sentido, no hay nada por lo que preocuparse, ya que Escocia está muy bien preparada para el uso del vehículo particular, las carreteras se mantienen en buen estado y las señalizaciones también. Solo recuerda que son británicos, que conducen por el otro lado.

Qué hay que ver en las Highlands

Aunque es un territorio para quedarse a vivir si gustas de la soledad, un ambiente limpio y las corrientes de aire, si como sospechamos vas a pasar unas vacaciones, estos son los lugares que debes conocer por obligación.

El famoso Lago Ness, sin monstruo

Sin lugar a dudas es el lugar más famoso de toda Escocia, independientemente si en nuestra visita encontraremos al famoso Nessie o no, es un sitio que bien merece la pena. Su paisaje es impresionante, de una belleza que encandila y emociona. Su historia, llena de leyendas y mitos, tampoco desmerece un repaso, por lo que también es visita obligada el centro de interpretación que se ubica en las inmediaciones.

Inverness

Con un nombre que nos recuerda a las ciudades de la serie televisiva Juego de Tronos, se conoce a la que está considerada como capital de las Tierras Altas de escocia. Es una ciudad pequeña que bien merece la pena ser recorrida a pie. De este modo, podremos acercarnos a su castillo, a la Catedral de Saint Andrews, al Mercado Victoriano, pasear por la ribera del río Ness y ver sus puentes.

El castillo de Urquhart

Situado en un inmejorable emplazamiento sobre el Lago Ness se localizan las ruinas de un castillo que hacen imaginar un noble pasado. Fue destruido a finales del siglo XVII por los ingleses para que los jacobitas no lo tomaran y, de esta forma, ha llegado al día de hoy.

La isla de Skye

Para sentir toda la esencia del verdadero espíritu natural que ofrece las Highlands nada mejor que desembarcar en la Isla de Skye. Inmejorable muestra de lo que representa lo inhóspito y salvaje de esta tierra. Un lugar ideal para la contemplación de esos paisajes llenos de valles interminables cubiertos de la exuberante hierba verde que lo vuelve todo del mismo tono, de cascadas y acantilados, caminos para recorrer con tranquilidad, disfrutando de un entorno único.

El Valle de Glen Coe

Es este otro enclave al que se viene a disfrutar de su espectacular orografía. Su paisaje construido a base de la erosión producida por antiguos glaciares ha dado lugar a impresionantes montañas. Un lugar que debe ser estudiado para reconocer el ingente trabajo geológico que se ha llevado a cabo con el paso del tiempo. Para esto existe el Living on the Edge, una exposición interactiva (no confundir con el tema de Aerosmith), donde se lleva a cabo un repaso de la naturaleza y de la historia del valle.

También conocido como el hogar de las Three Sisters. Las guardianas de del valle, Beinn Fhada, Aonach Dubh y Son Gearr Aonach son tres elevaciones rocosas que constituyen crestas puntiagudas situadas una al lado de la otra. También resulta digna de mención Buachaille Etive Mòr, que parece dar la bienvenida a los visitantes del valle con su forma piramidal. Estas estructuras formaron parte de escenas de la saga de Harry Potter, y todo el valle fue testigo mudo de la matanza del clan MacDonald.

El Castillo de Eilean Donan

Es este uno de los castillos, de los muchos que tiene, considerado como uno de los más bellos de toda Escocia y, por supuesto, de los más visitados. Se trata de una fortaleza ubicada sobre una pequeña isla, también del mismo nombre, a un lado del lago Duich. Todo un emblema del país al que se accede después de pasar por un precioso puente de piedra de tres arcos. La imagen solitaria de este castillo a orillas del lago es pura poesía visual, llena de realidad, pero que evoca todo tipo de historias y leyendas. Los Inmortales, Braveheart o el mundo nunca es suficiente de James Bond han elegido este castillo para alguno de sus escenas más impactantes.

Fort William

No es una fortaleza, es un pueblo, la segunda población más grande de las Highlands, y eso que solo tiene 10.000 habitantes. Se la reconoce por ser el lugar que muchos utilizan para llevar a cabo alguna de las rutas existentes hacia el pico Ben Avis, el más alto del Reino Unido. Este pueblo también resulta interesante por tener el museo gratuito The West Highland Museum que recorre la historia de estas tierras con los valiosos testimonios arqueológicos y documentales.

El Highland Folk Museum

Se trata de un interesante museo al aire libre que ofrece una clara visión de lo que fue la vida cotidiana de los habitantes de las Highlands. La diferencia a cualquier otro museo es que aquí se interpreta una escena temporal, con actores y escenarios a tamaño real. Está ubicado cerca del Lago Ness y, sobre todo, si se viaja con niños es muy aconsejable su visita.

Te encuentras preparado para este fabuloso viaje, nosotros siempre lo estamos, entra en nuestra web Paso Noroeste y conoce nuestro método, destinos y precios. Quieres venir a Escocia y conocer de primera mano las Highlands, ven e infórmate.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cinco =