El Cañón de Ásbyrgi es uno de los accidentes geográficos más curiosos de Islandia. Una isla que se ha modelado a capricho. Unas veces por el gusto de los volcanes, otras por la acción demoledora de los glaciares y de sus hielos y deshielos. Y otras por una combinación de ambos. La naturaleza arrebatada de Islandia obliga al viajero a hacer un esfuerzo constante de interpretación para entender sus accidentes geográficos.

El-Cañón-de-Asbyrgi

El-Cañón-de-Asbyrgi

Y para entender como surgió el peculiar perfil del Cañón de Ásbyrgi podemos dejarnos inspirar por las leyendas locales o por los manuales de geología avanzada.

Este cañón, una de las atracciones estrella del Parque Nacional de Vatnajökull, en el noreste de la isla, es a simple vista, una depresión en forma de herradura, tan perfecta que parece cincelada por el hombre. Pero, no. El hombre fue y sigue siendo un simple espectador de esta naturaleza.

Espectacular-mirador-del-cañón

Espectacular-mirador-del-cañón

Sus 3,5 kilómetros de largo y su algo más de un kilómetro de ancho nacieron del arrastre de unas colosales inundaciones glaciares del río Jökulsá á Fjöllum, cuando rompió, arrastró y modeló los riscos en dos fases inconexas, la primera hace 10.000 años, y la segunda hace ‘tan solo’ 3.000 años, ofreciéndonos como resultado todo una campo de batalla de las fuerzas de la naturaleza.

La-famosa-Isla

La famosa “Isla”

Lo que hoy puede parecer un río serpenteando mansamente, hace difícil de creer que consiguiera formar un cañón de hasta 100 metros de desnivel en algunos puntos y con formaciones tan peculiares  como la famosa Eyjan (‘La Isla’, en la lengua local) que parece eso, una isla, o un colosal barco encallado en uno de los ejes de la herradura del cañón.

Y una de las peculiaridades que aumentan la belleza de este lugar es el tupido manto de abedules y sauces que cubre la base del cañón, ocultando el suelo y ofreciendo un tapiz vegetal entre farallones de roca que se mecen con el viento como si de olas verdes se trataran.

Vistas del Cañón Asbyrgi

Vistas del Cañón Asbyrgi

Aunque siempre resultan más evocadoras las fábulas autóctonas, y es que por lo visto, mientras el dios Odín surcaba estos territorios a lomos de su caballo Sleipnir, éste al pisar con una de sus ¡ocho patas! la hincó tanto en la tierra que formó el cañón de Ásbyrgi. Pero aquí no acaba todo, y es que el emplazamiento fue ocupado por los huldufolk, un pueblo invisible a la vista humana que viviría en las grietas de los riscos y que bien podrían explicar los continuos derrumbamientos y caídas de rocas que se producen continuamente en el cañón..

Panorámica-de-la-cascada-de-Detifoss

Panorámica-de-la-cascada-de-Detifoss

Todo-queda-muy-cerca

Todo-queda-muy-cerca

Se formase como se formase, bien merece la pena viajar desde la localidad de Húsavík a orillas del lago Mývatn, disfrutar de la belleza de la famosa cascada de Dettifoss, una de las más espectaculares de Islandia, y continuar un poco más al norte hasta el Cañón de Ásbyrgi, y contemplar el paso del terrible Sleipnir por estas bellas tierras del noreste de Islandia.

¿Quieres viajar y descubrir las bellezas naturales de Islandia con Paso Noroeste? 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 4 =