,

Varanasi la Espléndida

Los ghats se llenan de gente realizando pujas
Comparte: Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

El valle del Ganges representa el centro neurálgico del sur de Asia. La diosa Ganga, (así es como la denominan los hindúes) nace en Gaumukh, en las entrañas de los Himalayas indios, generando en su discurrir un valle con una amplitud que llega a abarcar entre los 300 y los 650 kilómetros de ancho, y albergando una población en torno a su cuenca de más de 650 millones de personas, el 10% de la población mundial, (que se dice pronto), para finalizar desembocando en el golfo de Bengala, 2.500 kilómetros curso abajo, junto al Brahmaputra, creando entre los dos el mayor delta del mundo.

Pero sin duda lo que más llama la atención de esta corriente fluvial es el foco espiritual que representa, ya que alrededor de sus aguas se tejió esa amalgama de religiones que conforman el hinduismo. Y es precisamente en la ciudad de Varanasi, la más sagrada de las siete ciudades santas, donde esta creencia alcanza su máximo esplendor.

Los ghats se llenan de gente realizando puja

Varanasi, antes denominada por los colonizadores ingleses como Benarés, y antiguamente como Kashí o la espléndida, debe su nombre a los ríos Varuna y Asi, que vierten las aguas al Ganges en el corazón de esta urbe.

En un primer momento Varanasi puede parecer la antítesis de la espiritualidad: bulliciosa, caótica, ruidosa.., con un tráfico intenso, donde las motos y los tuk tuks suman sus bocinazos al ruido incesante de la urbe, y donde la basura y los desperdicios se amontonan sin aparente orden por las esquinas. Y es que Varanasi es dual como el dios Shiva: ambigua y contradictoria, espiritual y corrupta, iluminativa y materialista… Pero sin duda existen pocos lugares en India tan coloridos, enigmáticos o espirituales como los ghats de Varanasi, donde los peregrinos hindúes acuden a lavar en el río sagrado los pecados de toda una vida, y los moribundos acuden aquí a morir y ser incinerados y arrojadas las cenizas en sus aguas, y obtener así la moksha, la liberación del alma de su atadura material y redimirse del ciclo de nacimientos y muertes.

Limpieza corporal en los ghats del Ganges

El centro de Varanasi se emplaza en la orilla occidental del río. El intenso tráfico acaba a unos pocos centenares de metros del Ganges, justo donde comienzan los galis, un conjunto de laberínticos callejones, demasiado estrechos como para permitir el tráfico rodado. Al principio puede parecer complicado orientarte en esta amalgama de vericuetos, pero siempre consigues orientarte y acabas encontrándote con los ghats de la orilla.

En Varanasi hay unos 100 ghats. Los ghats (que en hindi significa peldaño) son las áreas de escalinatas o gradas que se sumergen en las aguas de un río, estanque o piscina y donde se realizan las abluciones rituales del hinduismo o puja, aunque también son utilizados para labores más mundanas como la higiene personal. Pero existen otro tipo de ghats, que se emplean para otro tipo de acciones. Son los Shmashan ghats o ghats crematorios, donde los cuerpos de los difuntos son incinerados y las cenizas arrastradas por las aguas sagradas.

Sin duda una de las experiencias más fascinantes de un viaje por India es pasear al atardecer por alguno de los ghats, como el Dasawamedh Ghat y vivir de cerca la ceremonia de ganga aarti, donde el fuego cobra un papel protagonista, símbolo de la luz como metáfora del conocimiento necesario para disipar las tinieblas o ignorancia que nos separan de lo divino.

O disfrutar por una vez en tu vida de un madrugón y levantarte a las 5 de la mañana, entrar en calor con un chai calentito recién preparado, el sabroso té local aderezado con leche de búfala, y llegar a un acuerdo con un barquero para que te de un paseo por el río. Así podrás, a la evocadora luz de la madrugada, contemplar en todo su esplendor los palacios de Varanasi y disfrutar de todo el colorido de los peregrinos, bañándose y ofreciendo sus puja, desplegándose ante tus ojos. Una de las estampas más clásicas de la India, pero no por ello una de las más bellas. Y sentir por unos breves momentos, en la paz de las aguas de la Madre Ganga, la espiritualidad que desprende Varanasi. La espléndida.

¿Quieres viajar a India con Paso Noroeste?

Por la noche continúan las puja

2 comentarios
  1. Miguel
    Miguel Dice:

    Enhorabuena, me ha gustado tu descripción sintética de esta ciudad tan fácil para unos y complicada para otros. Recuerdo haberme encontrado con un Ingeniero Alemán que venía de tranquilo sur-este asiático y estaba aterrado, a pesar de ser su 5º viaje a la India.

    Te adjunto un link, mi visión personal (vídeo) sobre Varanasi. Espero que lo disfrutes!

    https://vimeo.com/42462219

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

catorce − 3 =