Al escuchar El Cairo, irremediablemente pensamos en las famosas pirámides de Giza (Kefren, Keos y Micerinos). Sin embargo, El Cairo es una ciudad muy especial, de las que se cuelan en las venas y juegan con las neuronas, de las que enganchan y enloquecen. Y viajando con Paso Noroeste y nuestro peculiar estilo de viaje, podrás adentrarte en el Cairo auténtico.

La capital egipcia es puro caos en sus calles y no solo por las tormentas de arena que la cruzan sin tener en cuenta que es territorio de hombre y no de desiertos, ni por soportar la pedantería de sus gatos callejeros, a los que tienes que ceder el paso si no quieres meterte en problemas, sino por el ajetreo constante de una de las ciudades más populosas de todo África y Oriente Medio.

El Cairo es ruidoso y, como dice el título de este artículo, un puro caos, al menos aparentemente. El turista desprevenido que llega con la idea idílica de un hotelito con su ventana dando a la esfinge se va a llevar una notable decepción. Así que lo mejor que se puede hacer antes de bajarse del avión, es cambiar el chip y prepararse psicológicamente para una constante aventura urbana.

Y no es para menos, entre las aglomeraciones de gentes, el tráfico sin control y con los atascos más grandes, la inexistencia de pasos de cebra, casi ningún semáforo ni policías a la vista, cruzar la calle puede ser un deporte de riesgo. Si te atreves a salir por la noche, comprobarás que la cosa no mejora. La gente es la misma y el tráfico igual de intenso, con la salvedad de que ahora no dejan de tocar el claxon y van sin luz.

Hazte cairota y disfruta de la capital de las pirámides

Sin embargo, si eres capaz de aceptar todo este trajín insensato de convivencia, si puedes ponerte en la piel de un cairota, y adaptarte a esta situación de aparente descontrol, es posible que vivas una experiencia maravillosa, de las que son irrepetibles. Y es que siempre, dentro del caos, se encuentran respuestas a preguntas que posiblemente no te habías planteado y necesitaban responderse.

La experiencia de las calles en El Cairo debe observarse y vivirse con la ilusión y con las expectativas de conocer un mundo milenario completamente nuevo a nuestros ojos, con actitudes que nos dejarán perplejos y puede que algo incómodos, como la falta de papel higiénico en los baños o la costumbre que tienen de acercarse y olerte… aspectos que o lo aceptas y manejas o no vas a saber donde meterte.

Para enfrentarse al El Cairo es aconsejable llevar los ojos y el espíritu de un niño, que todo lo quiere ver, que se asombra y acepta las cosas tal y como son. Una vez que admitas estas condiciones podrás integrarte, recorrer y visitar los lugares más populares y turísticos, pero como debe hacerse, como un cariota más, mezclado con el pueblo, la mejor de las maneras posibles para conocer, de verdad, cualquier lugar.

Qué cosas ver en El Cairo

Lo dicho, lo mejor para ver los lugares más atractivos para el turista es hacerlo mezclado con el pueblo. Y tranquilo, a pesar de la cantidad de gente que siempre hay por las calles y el caos mencionado, El Cairo es muy seguro, posiblemente una de las ciudades más seguras del mundo. El principal problema de ir viendo cosas por El Cairo a pie o usando el trasporte urbano es que casi todos te querrán vender algo. Apréndete bien la frase La, Suckran, que quiere decir No, Gracias. Se debe tener cuidado al entrar en las mezquitas, ya que en la mayoría no permiten la entrada a los no musulmanes.

Para tomarle el pulso a esta ciudad, piérdete por ella, paséate por los barrios ricos y pobres, habla con sus habitantes, suelen ser muy amables, y tomate una pipa de agua en lugares como el café Al Fichawi, con más de 200 años de historia, observando el trasiego de una ciudad que late con fuerza. Después, solo respira fuerte el olor de las mil y una especias que flotan en el aire y comienza a descubrir los grandes tesoros que esconde El Cairo.

El Bazar de Jan el-Jalili

La integración total con la calle se completa con la visita de este antiguo e interminable bazar. La actividad de este mercado viene realizándose desde 1382, cuando no era más que un lugar para que las caravanas de comerciantes se parasen a descansar, es decir, cuando era un caravasar. En la actualidad, mantiene más de 1000 tiendas repartidas en calles especializadas, como la de las joyas o la de las especias. Una excelente oportunidad para vivir una experiencia sonora, olfativa y gustativa de gran valor.

La ciudadela de Saladino

Es una ciudadela y un magnífico mirador para contemplar en toda su magnitud la capital egipcia. Fue una antigua fortaleza construida por orden de Saladino, en 1176, para defenderse de los cruzados. En su interior se puede disfrutar de la Mezquita Nasir y sus bonitos minaretes, del Palacio Gawara, representante del estilo otomano, el pozo de Yusuf, la tumba de Mohammed Ali y la fabulosa Mezquita de Alabastro o Mezquita de Muhammad Alí, que tomó como modelo la popular mezquita de Santa Sofía de Estambul.

Las Pirámides de Giza

Evidentemente, hay que hacer referencia a las tres de las estructuras más famosas del mundo. Las Pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos están ubicadas a solo 20 kilómetros de la ciudad, siendo visibles desde muchos puntos de El Cairo. Las dudas sobre la fecha de creación de estos impresionantes edificios, su utilidad e incluso sobre sus constructores se siguen debatiendo. En cualquier caso, este lugar desde donde se alcanzaba la eternidad y los grandes faraones daban el paso para convertirse en Dioses, según la creencia popular, es un lugar que hay que visitar forzosamente.

Podríamos hablar de lo que representa y significa estar ante un monumento de estas características o lo que ha supuesto poder caminar por su interior, pero se han escrito bibliotecas enteras en este sentido y no aportaríamos nada nuevo. Es una experiencia que tiene que ser vivida, no hay más.

Muy cerca de la Pirámide de Kefrén se encuentra otro de los grandes iconos indescifrables de la historia de la humanidad, la Esfinge. Esta escultura, mitad león mitad humana, alcanza una altura de 20 metros y según la estimación de los egiptólogos fue construida en el siglo XXVI a. C.

El museo egipcio

Una vez metido en el misterioso y enigmático mundo de la antigua mitología egipcia, lo mejor será que te sumerjas del todo y visites el Museo Egipcio. Se localiza en la plaza Tharir, popularizada en la revolución de la Primavera Árabe. En este museo se encuentra la mayor colección de objetos de la época del Antiguo Egipto o época de los Faraones. Mil maravillas de tiempos lejanos te sorprenderán por la delicadeza de sus formas y la riqueza de sus materiales. Desde el famoso tesoro encontrado en la tumba de Tutankamón, hasta la delicada escultura del Escribá Sentado, Las estatuas de Zoser, de Akenaton, la Triada de Micerino, la Paleta de Narmer, y una interminable lista representativa de lo que fue uno de los más impresionantes imperios de la humanidad.

El Barrio Copto

Un lugar muy interesante a visitar y alejado del concepto habitual que se tiene de El Cairo es el Barrio Copto, uno de los más antiguos y en el que viven los cristianos de esta ciudad. Algunos de los locales de este lugar ya existían cuando el Evangelio les hace referencia como el lugar donde la familia de Jesús se refugió al llegar a Egipto. La verdad es que es un auténtico placer visual ver la extraña mezcla que ha surgido de las historia y cultura cristiana y judía, junto a la bizantina y la árabe. Aquí se localizan edificios emblemáticos como la Fortaleza de Babilonia, El Museo Copto, la Iglesia de San Sergio y Baco (supuesta pareja de enamorados del mismo sexo en el seno de la Iglesia Católica), la Iglesia de San Jorge y Santa Bárbara, la Sinagoga de Ben Ezra, o la impresionante Iglesia Colgante.

La Iglesia Colgante

Mención especial para este edificio, también conocido como la Iglesia de la Santa Virgen María, que es, a la sazón, una de las más antiguas de Egipto. Fue construida en el siglo II d.C sobre una torre de la fortaleza de Babilonia que tiene orígenes romanos. En su interior impresionan el altar mayor, completamente de mármol, y sus 13 pilares que representan a los doce apóstoles y a Jesús.

La Mezquita de Al-Azhar

En tu recorrido obligado por el centro histórico de El Cairo vas a tener la oportunidad de visitar una de las mezquitas más importantes de la ciudad, construida a finales del siglo X, siendo en este momento utilizada como universidad y centro de estudios del islam. Su impresionante patio de mármol y las salas de estudio, biblioteca y sala de oración son inigualables.

Un paseo por el Nilo

Este es otro de los placeres que nos esperan en El Cairo, un crucero por el segundo río más largo del mundo y que permite la visita a los templos más importantes de la cultura milenaria de Egipto. Es cierto que no es algo exclusivo de El Cairo, pero su salida si es desde la capital, aunque llegue a ciudades como Asuán o Luxor. Si puedes, consigue un billete en un barco con cena y música en directo, vivirás una experiencia maravillosa y relajada mientras disfrutas de las luces nocturnas de las ciudades repartidas en ambas orillas.

Otros espacios que merecen una visita son la Puerta Bab Zuwayla, una de las tres puertas que se conservan de las antiguas murallas que rodeaban la Ciudad Vieja, la Mezquita de Ibn Tulun, la más antigua de El Cairo, y que a día de hoy mantiene su estructura y forma original, y la Torre El Cairo, con 180 metros de altura, el lugar ideal para almorzar y / o cenar ubicado al lado del Nilo y con unas insuperables vistas de El Cairo.

Creo que no necesitas nada más para querer ir a El Cairo, bueno sí, la mejor compañía, por eso te invitamos a que vengas con nosotros en nuestra próxima escapada. Viajamos en pequeños grupos de no más de 11 personas, y nos integramos en el país, viajando en transporte público para conocer bien de cerca la magia de este país. Échale un ojo a la página de Paso Noroeste y contáctanos, estaremos encantados de hacer equipo contigo y vivir una experiencia inolvidable contigo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =