Río de Janeiro es una de esas 5 o 10 ciudades en el mundo de obligada visita, y más si estás de viaje por Brasil. Transmite buenas vibraciones nada más poner un pie en sus calles. Probablemente sea la ciudad con mejores vistas del mundo, a lo que si le añades sus míticas playas con cuerpos de revista, restaurantes, museos y animada vida nocturna, la hace un destino más que apetecible. Aquí os proponemos lo que podrías hacer en una visita de tres intensos días:

Día 1
Para empezar nuestro periplo carioca, nada mejor que comenzar disfrutando por las emblemáticas playas de Copacabana e Ipanema hasta llegar al acomodado barrio de Leblón. Para los melómanos, siempre os podéis acercar al bar Garota de Ipanema donde Vinicius de Moraes y Tom Jobim vieron desfilar camino de la playa a la famosa “garota” y comenzaron allí su canción.

Vistas de la playa de Ipanema

Bar de Urca

Cuando el día llega a su fin, podéis subir al Pao de Açucar para ver la ciudad con lo últimos rayos de sol y como se van encendiendo las luces de la ciudad, para al bajar del teleférico, acercarte con un taxi en 5 minutos o en 25 minutos de agradable caminata por el barrio de Urca a los pies del rocoso Pao de Açucar hasta el Bar Urca para tomarte una cerveza y unas croquetas, empanadas y camarones milanesa como un carioca más, sentado en el muro de piedra frente a la bahía de Río.

 

 

Día 2
Hoy vamos a conocer el centro. Para eso nada mejor que bajarnos en la estación de metro de Cinelandia y visitar la famosa escalera realizada con baldosas donadas de todo el mundo por el recientemente fallecido artista chileno Jorge Selarón, para posteriormente descubrir las interesantes tiendas de antigüedades de la Rua Lavradio, y deambular por las tiendas de los cariotas, aprovechando para comprar las omnipresentes havaianas en la tienda que tiene la compañía en la Rua da Alfabdega 176.

Escalera de Selaron, al pie de Santa Teresa

Al mediodía cogeremos un ferry hasta Niterói para disfrutar de las espectaculares vistas de Río de Janeiro desde el otro lado de la Bahía  y visitar el interesantísimo museo de arte contemporáneo MAC. Al regreso, aprovecharemos para cenar en Rio Scenarium (Rua Lavradio 20), un bello local de tres plantas, decorado con antigüedades (esta en la anteriormente citada calle de los anticuarios) donde puedes comer y en los postres demostrar tus habilidades en el mundo de la samba.

 

Vistas de la Favela Santa Marta

Día 3
No podemos irnos de Río sin visitar alguna de sus favelas. Existen numerosos tours para visitar estos curiosos barrios. La primera en ser “pacificada” (es decir, que la policía ha conseguido establecer una comisaría y ya no hay problemas en la misma) es la de Santa Marta. Justo frente a la favela hay una parada de autobús con numerosas líneas. Podéis realizar el recorrido de la favela por vuestra cuenta cogiendo el tren cremallera hasta lo alto del Morro de Santa Marta, o bien contratando un tour en el stand que podréis ver en la misma plaza frente a la favela.

La visita es interesante, y las vistas del Cristo del Corcovado desde esta localización son únicas. Os mostraran sin duda la estatua de Michael Jackson, y es que rodó entre este emplazamiento y el Pelourinho Baiano el vídeo de “They dont care about us”

Tras la visita, podéis aprovechar para comer en alguno de los restaurantes de la favela, para ya por la tarde subir a lo alto de la colina para ver las vistas de esta maravillosa ciudad desde lo alto del Cristo de Corcovado. Atención que cierran antes de la puesta del sol, así que si estáis pensando subir a última hora, ¡corréis el riesgo de que no os dejen entrar!

Hoy que es el último día toca algo de marcha, ¿no? Y lo que se lleva ahora es salir por el barrio de Santa Teresa. La primera parada es una cerveja en el bar do Gomez, ahora llamado Armazém São Thiago, en la Rua Áurea 26, y acabar cenando en el popular Bar do Mineiro (rua Pascoal Carlos Magno 99) o en la agradable terraza del Cafecito. Y es que Santa Teresa rebosa vida. Bares, restaurantes, y galerías de artistas locales son un perfecto colofón para estos increíbles días en una de las ciudades más mágicas del mundo: Río de Janeiro.

¿Quieres viajar a Brasil con Paso Noroeste?

El interior del Bar do Gomez

1 comentario
  1. cata
    cata Dice:

    La verdad es que Rio es de los pocos sitios en los que además de visitar creo que podria vivir.
    A mi tambien me gusto tomarme una copa en el famoso Hotel Fasano, unos de los hoteles de lujo más famosos de Brasil. Pero eso, una copa que el presu no daba para más. 🙂

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − 6 =