El calzado en tus viajes

Zapatilla de Trekking
Comparte: Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Seguimos con los consejos para equiparos para los viajes. Hoy vamos a hablar del calzado que llevarse a los viajes. Como hay cientos de tipos de viaje, nos centraremos en aquellos viajes donde las actividades principales a realizar serán:

  • Ciudades: Se visitarán algunas ciudades donde nos tocará andar, como buen turista, para visitar las principales atracciones que nos ofrece.
  • Excursiones: Se harán pequeñas caminatas desde las de tan solo una hora hasta las de varias jornadas por caminos no demasiado complicados o escarpados.
  • Hoteles: Los hoteles serán sencillos, donde las duchas a veces podrán estar en el pasillo o ser compartidas con otros huéspedes o simplemente su limpieza no es que sea de anuncio de Don Limpio.
  • Playa: Donde en algún momento podremos disfrutar de alguna playa y mandar alguna foto para dar envidia a los amigos o a tus compañeros de curro que se han quedado en la oficina.

A los viajes en los que incurro en varias de estas actividades, yo me suelo llevar 3 tipos de calzado:

Zapatillas de trekking: De buena suela para andar por terrenos complicados, embarrados o pedregosos. Perfectas para esos paseos por arrozales o excursiones de media montaña. Las hay con y sin goretex, eso ya depende del presupuesto y de si nos importa más o menos mojarnos el pie en el caso de meterlo en un río o bajo un buen aguacero. Lo importante es que la suela sea buena.

Zapatilla de Trekking

 

Sandalias de velcro o zapatillas ligeras: Perfectas para paseos más urbanos o por los pequeñas aldeas. Frescas y cómodas, no te enteras de que las llevas puestas. Existen en decathlon esas zapatillas que puedes intercambiar la plantilla y ocupan muy poco espacio en la mochila.

La clásica chancla

 

Chanclas: Fundamentales para las duchas donde los hongos crecen como setas (¿o es al revés?) y mantener una higiene pinreril adecuada, para cuando bajemos a disfrutar de la playa o cuando queramos mimetizarnos en esas curiosas aldeas hippie-chic que de tanto en tanto surgen por los países tropicales.

Y con los pies a buen recaudo, ya solo queda ¡disfrutar del viaje!

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Trece − Once =