Turismo volcánico

El turismo volcánico se puede enmarcar dentro del turismo de aventura, no en vano se trata de un fenómeno natural que fascina por su espectacularidad y riesgo cuando estos están activos. Existen un buen número de volcanes visitables, y con un gran atractivo para el turista que quiere nuevas y excitantes experiencias, repartidos por todo el planeta.

El destino más popular para este tipo de actividad se localiza en Centroamérica por el simple hecho de ubicarse en el conocido como cinturón de fuego del pacífico, una zona considerada como la que presenta mayor actividad volcánica en el mundo. Nada menos que 100 volcanes ideales para ser visitados se distribuyen por esta región, aunque, como decimos, es una actividad que se extiende a las más diversas regiones del planeta.

El turismo de volcanes está en pleno auge. Una actividad que va más allá de la observación de un espectáculo de fuego y ceniza, algo que es muy difícil de llegar a ver y peligroso, en la mayoría de los casos. Inspeccionar de cerca algún volcán, aunque esté inactivo, representa una oportunidad única para observar la potencia y magnificencia de la madre naturaleza, de comprender un milagro de la geología que sigue sorprendiendo a expertos y aficionados.

Estos que se presentan a continuación son algunos de los volcanes que merecen ser visitados según los especialistas en turismo volcánico de Paso Noroeste.

Fagradalsfjall, en Islandia. Primera parada para el turismo volcánico

Uno de los países con volcanes que llama la atención por su espectacularidad es Islandia, un auténtico paraíso para el geoturismo de todo aficionado. La conocida como tierra de hielo y fuego es uno de los territorios más activos en todo el planeta. Nada menos que 130 volcanes, de entre los cuales destaca por su actividad en los últimos años el Fagradalsfjall, ubicado en la península de Reykjanes, ya que son tres las veces que ha entrado en acción en los últimos tres años y de forma consecutiva. El motivo de ser el primero en esta lista viene derivado de la selección que ha realizado Kiwi.com, la empresa que está especializada en tecnología de viajes, que señala este como el lugar ideal para vivir de la forma más intensa el turismo volcánico.

Monte Fuji, en Japón

Si buscamos belleza en la contemplación de un volcán inerte, la montaña sagrada y emblema de Japón Fuji es, sin lugar a dudas, hacia donde debemos dirigirnos. El pico más alto de Japón forma una estampa idílica, con su cono volcánico perfecto siempre cubierto de nieve. En la lista de países con volcanes, Japón ocupa un lugar privilegiado, no en vano es el cuarto país del mundo con más volcanes activos, nada menos que 111, solo por detrás de Estados Unidos, Rusia e Indonesia, aunque en comparación por superficie, el país nipón les supera a todos, teniéndolos mucho más cerca unos de otros. Contiene el 7% de este tipo de singularidades volcánicas de todo el planeta. Viajar a Japón para ver volcanes es una buena opción.

Kilauea, en Hawái

Considerado como un paraíso tropical clásico, también es un espacio natural forjado a partir del trabajo volcánico creando un paisaje único. En concreto, el Parque Nacional de los Volcanes se considera un lugar de excepción donde ver volcanes cerca de la ciudad de Hilo, permitiendo al turista estar muy cerca de un volcán en activo, como es el Kilauea, una característica que lo diferencia de cualquier entorno volcánico del mundo.

Volcán Masaya, en Nicaragua

Existen volcanes de gran impacto porque permiten ver la lava dentro del propio cono volcánico. Este es el caso del Masaya, en Nicaragua, destino que los expertos de Paso Noroeste tienen incluido dentro de su carta de viajes por Latinoamérica. Este espectacular conjunto de cráteres y calderas se localiza muy cerca de la bonita ciudad colonial de Granada. Fue en el 2015 cuando el magma ascendió por el cráter Santiago para que los aficionados, aventureros, científicos y cualquier curioso pudieran contemplar el mismísimo burbujeo de la lava, un fenómeno natural que se clava en la memoria para siempre. Además, el volcán Masaya es también reconocido por la facilidad que permite para realizar esta observación, ya que es posible subir en coche, bajar y asomarse directamente por el cono incandescente. En Paso Noroeste contamos con un viaje a Nicaragua que cuenta con una ruta donde poder disfrutar de la fauna de la zona y también del volcán.

Monte Mayón, en Filipinas

Si buscamos grandeza, volcanes en los que el tamaño sea una de sus virtudes, destaca el volcán Mayón, en Filipinas, cerca de Lagazapi, con un cono volcánico a una altura de 2421 metros y activo. En 2018 entró por última vez en erupción, por lo que en la actualidad no se permite subir hasta su cima, aunque solo con observar su enorme mole habrá valido la pena acercarse hasta aquí. Además, en su falda se dan cita numerosas actividades lúdicas, como recorrer senderos en quad. Se trata de un entorno bien habilitado para sacar rendimiento al turismo volcánico que genera el lugar. Y es que, la isla de Luzón, también presenta otros volcanes activos que merece la pena ver, como son el Pinatubo y el Taal. Descubre los viajes a Filipinas que ofrecemos en Paso Noroeste.

Monte Bromo, en Indonesia

En una ruta dedicada al turismo volcánico no podría faltar Indonesia, ya que es un país que se ubica justo en el Cinturón de Fuego del Pacífico, por lo que está repleto de volcanes. Algunos de los más populares son el Agung, en la isla de Bali, con varias erupciones en los últimos años, y los visitables Kawah Ijen y el Monte Bromo, con 2329 metros de altura, que además de permitir un recorrido cercano se ubican en un paisaje verdaderamente espectacular; el Mar de Arena. Entra en la página web de Paso Noroeste y elige alguno de los viajes a Indonesia que incluye visita a volcanes. En Paso Noroeste te damos la oportunidad de viajar a Indonesia y descubrir un país increíble.

Ruapehu, en Nueva Zelanda

Elegir un volcán para visitar en Nueva Zelanda no es en absoluto sencillo; White Island, Tongarino, Taupo, Mount Eden… sin embargo, posiblemente el más interesante para el turismo volcánico sea Ruapehu, en la Isla Norte, vecino de Tongarino, el motivo es ser uno de los más antiguos, con actividad volcánica desde hace 340.000 años, además de ser el más grande con esta característica de toda la isla con una altitud de 2787 metros. Su belleza es también un aliciente gracias a su clima polar que permite la aparición de glaciares. Si eres fan de la trilogía de El señor de los Anillos, de Peter Jackson, recuerda que aquí se rodaron las escenas de Erebor.

En definitiva, el turismo volcánico se encuentra en pleno auge, tanto por la belleza del entorno donde se localizan como por la aventura que significa estar cerca de eventos geológicos tan impactantes. Con Paso Noroeste se presentan varias oportunidades de descubrir y disfrutar estas maravillas naturales alrededor del mundo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + dieciseis =