Dónde viajar en Semana Santa Parte 2

Segunda entrega de los posibles destinos que se presentan como ideales para abandonar por unos días la rutina diaria y las tradiciones que, aunque hermosas, estamos habituadas a ellas por repetirse exactamente igual, año tras año. Si quieres vivir nuevas experiencias en lugares diferentes, y te estás preguntando dónde viajar en Semana Santa, la oferta que presenta Paso Noroeste para los viajes en Semana Santa da cabida a todos los gustos.

Tailandia Semana Santa

Destinos para Semana Santa

1. Tailandia, del 1 al 16 de abril (16 días)

El primero de los destinos de esta segunda parte de viajes de aventura en Semana Santa está considerado como la puerta del Sudeste Asiático. Los viajes a Tailandia es la mejor de las maneras de adentrarse en una cultura y una forma de entender la vida y el universo de un modo completamente diferente al nuestro.

Se trata de un país que da la oportunidad de disfrutar de ciudades futuristas, como Bangkok, con sus infinitos contrastes, caótica, tradicional y moderna, con rascacielos y castillos… ciertamente, una de las ciudades con más vida y dinamismo del mundo. No obstante, también cuenta con una cultura ancestral con ruinas tan impresionantes como las de Sukhothai o Ayutthaya y, por supuesto, su naturaleza, con islas y playas paradisiaca, dignas de las más fascinantes postales.

La programación de la ruta «La Puerta del Sudeste Asiático» con Paso de Noroeste incluye Bangkok, sus más afamados templos budistas, las playas de película y la degustación de su exquisita gastronomía por los lugares más emblemáticos de Tailandia. Sin duda uno de los grandes destinos para hacer un viaje en Semana Santa. 

Escandinavia Semana Santa

2. Eslovenia, del 1 al 9 de abril (9 días)

Eslovenia es de los destinos europeos que más crece en el número de turistas, siendo esto una señal de la calidad de su oferta cultural y paisajística. Se trata de un país que, aunque aumenta en el número de visitas, mantiene un entorno bien conservado, con respeto hacia sus tradiciones y ecosistemas naturales, sin que el impacto del sector turístico haya dañado a la idiosincrasia propia del país y de sus habitantes.

Se trata de un lugar que permite al visitante disfrutar calmadamente de rincones hermosos, ciudades y poblaciones con un gran encanto personal. Lugares como Bled y su lago, el castillo de Prdjama, la cueva de Postojna, lagos con aguas termales, ciudades de pescadores… serán motivos más que suficientes para ofrecer una experiencia inolvidable a quien quiera pasar aquí la tradicional Semana Santa.

Los viajes a Eslovenia con Paso Noroeste discurren por los impresionantes Alpes Julianos para disfrutar del deporte de aventura con rafting, parapente, descenso de cañones… También un relajante paseo en barca, por el fascinante por su belleza lago Bled, sin olvidar la búsqueda de los Bebés Dragón que habitan en algunas de sus cuevas.

México Semana Santa

3. México, del 1 al 16 de abril (16 días)

La cantidad de motivos que se encuentran para hacer un viaje a México no cabrían en un artículo como este, baste señalar que cuenta con una biodiversidad de flora y fauna de difícil comparación, así como una riqueza histórica y cultural que bien merece la pena conocer, además de su clima de excepción, sus pueblos tradicionales y, por supuesto, su gastronomía, reconocida y amada en todo el planeta.

El problema con este país es decidir qué visitar, no en vano ocupa la primera posición de todo el continente americano en cuanto al número de sitios Patrimonio de la Humanidad declarados por la Unesco. Además, en su pasión por mantener y cuidar su rica cultura y tradiciones, se ha creado la marca Pueblos Mágicos, para que el visitante tenga la oportunidad de recorrer pequeñas ciudades y pueblos que presentan un alto potencial turístico.

México, en cualquier caso, con una extensión de 2 millones de kilómetros cuadrados, ofrece desde las playas solitarias a enormes infraestructuras para los amantes del turismo de lujo, como Cancún, Puerto Vallarte, Cozumel… ciudades monumentales, coloniales, y pueblos mágicos. También presenta sitios arqueológicos que dejan sin aliento, como Chitzén Itzá, Teotihuacán o Uxmal, entre otros muchos. Y, por supuesto, entornos naturales únicos, como los cenotes, cañones, desiertos, Reservas de la Biosfera

Con el viaje a México en Semana Santa vas a poder disfrutar de su capital Ciudad de México, pero también de las más fabulosas ruinas mayas distribuidas por el país, así como de dar un buen repaso a su gastronomía y conocer el entorno indígena de Chiapas, una experiencia que pocas agencias ofrecen. Por supuesto, el baño en las aguas cálidas y cristalinas de los cenotes y playas tropicales de Yucatán están aseguradas.

Vietnam Semana Santa

4. Vietnam, del 1 al 16 de abril (16 días)

Otro de los países que merecen estar en los destinos que hay que conocer en algún momento de la vida es Vietnam, y Semana Santa es tan buena fecha como cualquier otra. Vietnam es un país que se debe vivir intensamente, aprovechando cada oportunidad de realizar innumerables actividades en la exuberante naturaleza que todavía inunda su territorio.

Vietnam es un país para visitar sin temor, no en vano está considerado uno de los países asiáticos más seguros, por lo que se disfrutará mucho de los rincones que ofrece. Entre los que no hay que perderse merecen destacarse la popular Bahía de Ha-Long, Patrimonio de la Humanidad desde 1994 por la UNESCO. También es imprescindible entrar en la Ciudad imperial de Thang Long, el puerto pesquero de Hoy An, el Santuario Mi-Sön, el Parque Nacional Phong Nha-kè Bàng o las Dunas de Mio Ne.

La mejor época para viajar a Vietnam incluye el mes de abril, por lo que pasar la Semana Santa recorriendo sus selvas, pueblos y santuarios es una opción inmejorable. Con Paso Noroeste se visitará el norte del país, visitando las ciudades imperiales de Hoy An o Hue, la mencionada y fascinante Bahía de Ha Long o las montañas norteñas y enormes extensiones de arrozales.

Marruecos Semana Santa

5. Marruecos, del 1 al 10 de abril (10 días)

Resulta incomprensible que uno de los países vecinos más cercanos a España permanezca oculto, sin disfrutar, por la mayoría de los ciudadanos. Marruecos es un lugar seguro, lleno de gente amable y cordial, con un buen puñado de rincones, tesoros y secretos que ofrecer a todo aquel que se quiera dejarse sorprender por una cultura milenaria muy diferente a lo que estamos acostumbrados los europeos, y tan solo a 14,4 kilómetros de distancia. Un destino para ir en Semana Santa sin tener que coger vuelos largos, un viaje a Marruecos es la respuesta.

Las actividades y puntos de interés del país vecino invitan a la aventura del viaje sin rumbo. La experiencia de cambiar de época, la suerte de conocer tradiciones y una forma de ver y entender el mundo, donde el tiempo y la distancia no tienen el mismo sentido que el que le otorgamos aquí.

Despertar en el desierto, perderse en medinas infinitas, como la de Marrakech, comer en alguno de los puestos de la plaza Jamaa el Fna, atravesar el Atlas, almorzar en las cascadas de Ouzoud, y cenar pescado en el puerto de Esaouira, ver Fez, Chefchouen y Alcazarquivir…

El último de los destinos posibles para viajar en Semana Santa de esta segunda entrega, de las tres en la que hemos dividido la oferta de la agencia de viajes de aventura Paso Noroeste, comienza en la ciudad roja de Marrackech, donde convive en armonía tradición, cultura, historia y apertura al turista, sin perder sus raíces.

Después, buena parte del norte de África espera, desde el sorprendente Valle de Ourika y sus siete cascadas.  Y, pasar por Ait Ben Hadu, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1897. Los que se apunten a esta aventura van a poder contemplar la Kasba de Taourit, la más grande de Marruecos, o las gargantas del Todra y su agua pura y cristalina invitando al baño.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 12 =