EL CENTRO DEL UNIVERSO Días 1 a 4

Lo que llama la atención en nuestro viaje a China es, nada más poner el pie en Beijing (antiguamente llamada Pekín) la modernidad y ambiente cosmopolita que se respira en la que está llamada a ser una de las grandes capitales del siglo XXI, gran contraste con lo que descubriremos más adelante en el transcurso de nuestra aventura por China.

Pero Beijing nos fascinará, lugares emblemáticos soñados desde niño como La ciudad Prohibida, la plaza de Tiananmen, el Palacio de Verano o el Templo del Cielo nos dejarán con la boca abierta, y para descubrir el sabor de como era la antigua capital del imperio, disfrutaremos perdiéndonos entre los laberínticos hutongs, parándonos a husmear entre los puestos de comida o regateando en alguno de los múltiples mercados de la ciudad.

Y no podemos dejar escapar la oportunidad de visitar la Gran Muralla China, ¡construida hace más de 2000 años! La muralla discurre como una gigante serpiente que sube y baja colinas hasta donde alcanza la vista, y cada cierto tiempo, un torreón nos anuncia que esta construcción sirvió un día como atalaya defensiva.


CRUZANDO EL RIO AMARILLO HACIA LA CHINA PROFUNDA Días 5 a 10

Seguimos con nuestro viaje por China cruzando el río amarillo y exploraremos la región de Shanxi. En un maravilloso viaje a Taihuai visitaremos Datong con las cuevas de la cordillera de las Nubes, que albergan más de 50.000 estatuas de buda, el monasterio colgante construido hace 1.400 años siguiendo el relieve de la montaña y la pagoda de madera (Mu Ta) que desde hace mas de mil años contempla los prados de Yingxian.

Finalmente llegaremos a la aldea monástica Taihuai, en el valle de la Montaña de las Cinco Terrazas, centro sagrado del budismo, sembrado de innumerables monasterios a lo largo de sus laderas. Continuaremos rumbo a Pingyao para contemplar la arquitectura Ming en todo su esplendor en la pequeña ciudad rural.


LA BELLEZA DEL HUANGSHAN Y EL RESPLANDOR DE SHANGAI  Días 11 a 19

Vía Nanjing, anterior capital de China durante la dinastía Ming viajaremos a uno de los lugares de mayor atracción turística local: HuangShan o la montaña amarilla que encierra uno de los paisajes mas bonitos de este inmenso país con vistas difícil de olvidar. Y ya cuando nuestros ojos piden piedad de ver tantos lugares inolvidables en nuestra ruta a Shangai, haremos un alto en Hangzhou donde nos atrapará su Lago del Oeste, tal como lo hizo con Marco Polo que se deshizo en elogios hace ya más de 600 años.

Finalmente llegamos Shangai, el Paris del este, mega ciudad de grandes fortunas, intrépidos aventureros y mafiosos de oscuro pasado. El viejo Shangai, el Bund y el barrio francés nos atraparán para no olvidarlos ya nunca más.