DESCUBRIENDO LOS TEMPLOS ESCONDIDOS Días 1 a 6

Comenzamos nuestro viaje en Ereván, capital de Armenia. Visitar Armenia es un viaje en el tiempo a muchas épocas, desde el comienzo del cristianismo (Armenia fue el primer país cristiano y la creencia popular afirma que los restos del Arca de Noé descansan en el monte Ararat). La capital Ereván nos lleva a la época soviética con sus enormes plazas y monumentos, como la Plaza de la República, la "Cascada" que ofrece una vista panorámica de la ciudad y la Ópera con sus cafeterías donde podemos degustar el café armenio.


Lo bueno de Armenia es que las distancias son cortas, y desde Ereván se pueden hacer numerosas visitas muy interesantes por los alrededores, como a Echmiadzin, uno de los lugares más populares del país y la vecina catedral de Zvartnots o al templo de Garni que es uno de los pocos templos paganos que se conservan, para posteriormente acercarnos hasta el Monasterio de Geghard, milagro arquitectónico puesto que está hecho de piedra e incrustado en el valle de Azat, que le hace de fondo. 

Ponemos rumbo al sur, para visitar el Monasterio de Khor Virab emplazado en una colina que resalta en una inmensa llanura teniendo como telón de fondo las espectaculares vistas del monte Ararat, de 5165 metros. Pero las sorpresas no acaban aquí, y es que el Monasterio de Noravank es sin duda espectacular, y es que en su scriptorium los monjes copistas encuadernaban, copiaban, decoraban y restauraban libros.

Nuestra última parada en el sur será la pequeña ciudad de Goris donde podremos disfrutar de un baño de aguas termales naturales y visitar el Monasterio de Tatev que, por su espectacular emplazamiento, más parece una fortaleza que un lugar de culto. 


DE CAPITALES Y MONTAÑAS Días 7 a 11

Abandonamos el sur del país para dirigirnos al norte, a la bella región que llaman “la Suiza de Armenia” realizando alguna excursión por sus bellos parajes o dando un bonito paseo a caballo, para desde la población de Alaverdi, enclavada en la región de Lori, visitar los Monasterios de Haghpat y Sanahin, ambos declarados Patrimonio histórico de la Humanidad y cercanos a la frontera de Georgia.

Desde aquí ponemos rumbo a Tbilisi, la bella capital de Georgia y, pese a su revuelto pasado, hoy en día luce como una agradable y cosmopolita ciudad repleta de cafés, restaurantes, elegantes calles peatonales y bellos edificios donde podremos disfrutar de su gastronomía o los baños de aguas sulfurosas. Después pondremos rumbo a Kazbegi, la ciudad entre montañas del Cáucaso. Aquí podremos realizar un ligera ruta a pie a través de increíbles valles y bosques, para llegar a la Iglesia de la Trinidad de Gergeti y disfrutar no solo de la misma, sino del emplazamiento y sus paisajes, donde con permiso de las nubes, podremos observar la impresionante pirámide de 5050 metros del monte Kazbegi. 


LOS MONASTERIOS MAS ANTIGUOS Días 12 a 16

Pondremos rumbo a Gori, lugar de nacimiento de Stalin, donde visitaremos el conjunto de cuevas de Uplistsikhe, la cual estuvo habitada desde la Edad de Hierro hasta la Edad Media. En realidad se trata de una ciudad excavada en la roca con zonas residenciales, bodegas, hornos, un antiguo teatro y una iglesia donde convivían paganos y cristianos. En esta zona del país también podremos descubrir el gran complejo de cuevas de Vardzia que en realidad fue un monasterio de la Edad Media que llegó a tener más de 3000 monjes. Estas cuevas estaban conectadas por largos túneles, todo ellos excavados a mano hace más de 800 años, y aún podremos adivinar los frescos pintados en sus paredes.

Nuestra última parada será la del espectacular complejo de Davit Gareja. Emplazado sobre una colina donde se dominan las llanuras Azerbaijanas, se encuentra uno de los monasterios más espectaculares de Georgia. En un paisaje lunar se levanta un complejo  de 15 antiguos monasterios donde tan solo uno de ellos permanece habitado hoy en día y el resto son pequeños monasterios emplazados en la roca donde se pueden contemplar los frescos pintados en su interior algunos hace 1000 años.

Regresaremos de nuevo a Tblisi, desde donde emprenderemos el regreso a casa tras explorar estos espectaculares países.