DEL OUTBACK A LA BARRERA DE CORAL Días 1 a 7

Tras un largo viaje y tras una escala en Sidney, llegamos finalmente a Alice Springs, capital del outback y una ciudad en medio de ninguna parte, que más se parece a un pueblo del oeste americano surgido por la fiebre del oro que a una floreciente ciudad australiana. Alice será nuestro punto de partida para explorar en una excursión de 3 días al denominado Uluru - Kata Tjuta National Park, conocido por albergar la mayor roca monolítica de la tierra, el monte Uluru, sagrado para los aborígenes australianos, así como los cañones de Kata Tjuta, también conocidos como The Olgas.

Esta excursión comenzará visitando el King´s Canyon, en el Parque Nacional de Watarrka, donde podremos contemplas sus imponentes paredes de arenisca y las sorprendentes formaciones que la erosión de los siglos han formado en este enclave aborígen. Al siguiente día llegaremos al Uluru - Kata Tjuta National Park. Cualquier momento del día es bueno para visitar este parque, y es que el color de la roca cambia según la posición del sol, y sin duda uno de los grandes atractivos del viaje es contemplar el amanecer o el atardecer y ver el sol al horizonte sobre la inmensa planicie del outback solo rota por la gran roca que emerge del interior de la tierra. Y el último día pasearemos por los cañones de The Olgas, sin duda otra excursión que merece mucho la pena. Hay gente que, pese a ser menos conocidos, le han sorprendido más los cañones de Kata Tjuta.. ¡ya nos dirás que opinas tú!

Regresamos a Alice Springs y volamos hasta Cairns, al norte de la región de Queensland y desde donde nos lanzaremos a descubrir la gran barrera de arrecife de Coral, el mayor ser vivo del mundo, con más de 2.000 kilómetros de longitud, 1.500 especies de peces y más de 400 tipos de coral distintos. Nos embarcaremos en un barco para hacer una excursión y descubrir las maravillas que ofrece este mar. Siempre podremos hacer snorkel en varios de los enclaves de la barrera de coral, o los que dispongan del título, bucear en la célebre Gran Barrera de Coral.



EXPLORANDO LA AGRADABLE QUEENSLAND Días 8 a 18

Tras descubrir el nuevo mundo submarino que nos ofrece Australia, cogemos un tren rumbo a la ciudad de Townsville, en concreto a la isla Magnetic Island, que emerge frente a esta ciudad. La isla es famosa por sus 15 playas y sus más de 300 días de sol al año, pero también por ser uno de los mejores enclaves de Australia para poder ver koalas en libertad. Y es que en su red de senderos es fácil, si prestas atención a las ramas de los árboles, descubrir uno de estos perezosos animales. 

Seguimos rumbo al sur en autobús, con la próxima parada es las islas idílicas Whitsunday. Y si es que existe una imagen que represente el paraíso en la tierra, sin duda son las aguas y playas de las islas Whitsunday. Alquilaremos un barco para aprovechar la experiencia de navegar entre aguas azul turquesa y pasearemos por las playas más blancas que puedas imaginar, con una arena de la consistencia de la harina y las pequeñas rayas nadando a escasos metros de la orilla. Sin duda un regalo para la vista. 

Abandonamos el paraíso de las Whitsundays y tomamos un tren, esta vez nocturno, que nos llevará hasta Maryborough, y nos acercaremos hasta Hervey Bay desde donde podremos realizar un tour por Fraser Island, y explorar la mayor isla de arena, y descubrir sus encantos como las aguas cristalinas del lago Mackenzie, contemplar un barco hundido varado en la arena o vislumbrar los dingos, los esquivos perros salvajes australianos.


REGRESO A LA CIVILIZACION Días 19 a 23

Las maravillas naturales del viaje van tocando a su fin, y desde Fraser Island nos dirigimos a Brisbane, el regreso a la civilización. Altos edificios se mezclan entre parques y jardines en la que va a ser nuestra última etapa del viaje.

Y es que aún tenemos que coger un corto vuelo rumbo a Sidney, nuestra última parada en el continente australiano. Asentada alrededor de una bahía, coronada por el famoso edificio de la ópera, ten por seguro que esta ciudad, una de las más bonitas del mundo no te defraudará. Podremos visitar el Puente del Puerto o Harbour Bridge, su famoso zoo, pasear por sus parques para ver la vida local, contemplar el edificio del ayuntamiento o el ostentoso Darling Harbour y disfrutar de sus cafés y restaurantes. Sin duda, un gran punto final para un gran viaje. Un país-continente con demasiadas cosas por descubrir que a buen seguro habrá llenado nuestra cámara de fotos repleta de increíbles instantáneas.