CHILE Y LA INMENSIDAD DE ATACAMA Días 1 a 6

Volaremos hasta Santiago de Chile para posteriormente coger un vuelo a la localidad de Calama, al norte de país y empezar desde allí nuestra aventura.


Lo primero que haremos nada más aterrizar es dirigirnos hacia San Pedro de Atacama. Y es que San Pedro tiene demasiado que ofrecer al visitante... Este oasis en mitad del desierto más árido del mundo ofrece un caleidoscopio de colores en sus variopintos paisajes, que hará que nos sintamos atrapados en sus estrechas calles con casas de adobe y su preciosa iglesia. Tendremos que decantarnos en 4 días para elegir entre algunas de las infinitas excursiones que ofrecen los alrededores de San Pedro de Atacama. Ir a contemplar las estrellas por la noche en una clase magistral (es de los mejores lugares del mundo donde contemplar un cielo tan estrellado), las lagunas altiplánicas con sus sorprendentes colores, los valles de la luna, de la muerte y del arcoíris o los géiseres de El Tatio, por citar las principales. Todo ello bajo la constante mirada del volcán Licancábur, con su cono perfecto de casi 6.000 metros de altura.


BOLIVIA, DEL SALAR DE UYUNI A LA PAZ Días 7 a 13

Abandonamos San Pedro y abandonamos Chile, y cruzamos la frontera boliviana para emprender un viaje de 3 días por el Salar de Uyuni y las maravillas de sus alrededores. No existen palabras para describir las sensaciones que desprende el salar. Un inmenso lago blanco hasta donde alcanza la vista, nuestro 4x4 desplazándose veloz sobre el inmenso salar, ante un cielo azul intenso te hará creer que estás en otro planeta. Pero no solo contemplaremos la magia del salar, sino que contemplaremos pelícanos, géiseres, nos bañaremos en aguas termales a casi 4.000 metros de altura y disfrutaremos de las bellas vistas de los desiertos de Dalí y de las lagunas verde y colorada.

Una vez disfrutado esta maravilla natural, nos espera un largo viaje en autobús por una carretera serpenteante que atraviesa los bellos paisajes del altiplano boliviano que nos conduce hasta La Paz, capital de Bolivia. Una vez en la capital más alta del mundo con 3.600 metros, podremos realizar multitud de excursiones y actividades por los alrededores como por ejemplo a las ruinas incas de Tiahuanacu, regatear en el mercado de las brujas o hacer un vertiginoso descenso en bici de más de 3.000 metros de desnivel.



PERU, DEL LAGO TITICACA A MACHU PICCHU Días 14 a 23

Abandonamos la paz rumbo al lago Titicaca, frontera natural entre Perú y Bolivia, donde haremos un alto en la agradable ciudad de Copacabana, antiguo centro de peregrinaje, podremos contemplar impresionantes atardeceres sobre el lago y aprovechar para realizar una excursión por la vecina Isla del Sol, denominada así porque según la tradición inca, el primer Rey Inca nació directamente del sol en este lugar. Otra de las visitas que realizaremos en el lago será para conocer el estilo de vida ancestral de los uros, que viven en islas flotantes construidas a base de totora, la planta endémica del lago.

Y desde allí nos dirigiremos hasta Cuzco, la gran capital del imperio Inca y hoy declarada como capital cultural de Perú. Y es que todo en Cuzco es grandioso. La imponente plaza de Armas, lugar donde confluyen todas las calles repletas de palacios e iglesias barrocas, será sin duda el primer lugar donde nos detendremos para absorber el gran legado de la Roma de América.  Recorreremos todos los rincones del valle sagrado, como por ejemplo la pintoresca ciudad de Ollantaytambo, o las ruinas de Pisac, Moray o Chinchero.

Desde Ollantaytambo y una vez finalizada a excursión del valle sagrado, cogeremos un tren con el que a través del Valle de Urubamba, llegaremos hasta Aguas Calientes, última parada de la línea de tren y desde donde, a la mañana siguiente y cuando el cielo comienza a clarear, ascenderemos en autobús (o los más aguerridos andando) para contemplar al amanecer la Ciudad Perdida de los incas: Machu Picchu. Durante varias horas deambularemos entre los vestigios de esta imponente ciudad incaica del siglo XV y (los que se apunten con antelación suficiente) podrán ascender al vecino Huayna Picchu para contemplar las ruinas desde esa privilegiada atalaya. Descenderemos por la tarde para coger el tren que nos regresará de nuevo a Cuzco.Este viaje tiene rincones espectaculares.... difícil será elegir qué es lo que más te ha gustado. Pero lo que es seguro, que despedir este viaje desde Cuzco, es poner un buen broche final...