Importante: Este es un viaje que realizaremos de mano de una ONG que trabaja en la zona promoviendo un turismo solidario e implicando a diferentes proyectos de cooperación al desarrollo. El coordinador será un colaborador de la ONG y parte de los costes del viaje revierten directamente a distintos proyectos en Gambia y Senegal. Durante este viaje conoceremos al menos un par de proyectos, como el de un grupo de mujeres de la Casamance con discapacidad física que realizan trabajos de cestería con hoja de palma y poder ver el magnífico trabajo que realizan y cómo mejoran las condiciones de las personas involucradas en dichos proyectos.


SENEGAMBIA, DEL ÁRIDO SAHEL AL OASIS TROPICAL. Días 1 a 3

Llegaremos al aeropuerto de Banjul y nos dirigimos directamente a la Costa de la Sonrisa. En la zona costera de este pequeño país oeste africano se concentra toda la actividad turística. Más allá de los grandes resorts todavía quedan pequeños parajes de costa virgen donde disfrutar de un ambiente plenamente tropical. Recorreremos la costa Gambiana y nos dirigiremos al interior del país hasta cruzar la frontera con Senegal.

Seguiremos nuestro recorrido hasta la región de la Casamance, situada al sur occidental de Senegal, la más tropical de todo el país y dividida en dos por el río que da nombre a la región. El estilo de vida de esta región se ha forjado alrededor del río Casamance que, con sus incontables bolongs (afluentes) repletos de manglares, ha sido la principal fuente de subsistencia para sus habitantes. El clima benigno, la proximidad del mar y la abundancia de agua dulce hacen de esta región un oasis subtropical. Un cambio de frontera y de paisaje, de las tierras áridas y rojas del interior de Gambia al oasis sutropical y selvático de la región de la Casamance.



EL PAÍS DE LOS DIOLA, LA CUNA DEL ANIMISMO. Días 4 a 9

Nos adentraremos en el corazón de la región de la Casamance de la mano de su gente para descubrir la cultura y tradiciones del pueblo Diola, la etnia predominante de esta región que todavía practica el animismo y se mantiene orgullosa de proteger sus tradiciones y rituales ancestrales. Visitaremos Ziguinchor, la capital de la región con sus decadentes vestigios coloniales franceses. Descubriremos Oussouye, la capital espiritual de la etnia Diola, trabajaremos junto a un grupo de mujeres en un proyecto de cooperación para la inserción profesional de colectivos marginales, disfrutaremos de una excursión en bici para conocer los poblados más tradicionales y navegaremos por los interminables afluentes del río para descubrir pequeños poblados alejados de la civilización.

Desde el río nos dirigiremos a la zona sur del país en frontera con Guinea Bissau para descubrir las playas vírgenes de esta región donde no llega apenas turismo. 


 

LA ALTA CASAMANCE, EL GRANERO DE SENEGAL Días 9 a 11

Seguiremos nuestra aventura hacia el norte del país, dejaremos atrás el corazón espiritual de los Diola para adentrarnos en una zona de humedales y manglares, donde los campos de cultivo de arroz se entremezclan con la vegetación tropical de palmeras, baobabs y arboles de mango. Pararemos en Thionk Essyl la ciudad más importante de la región para conocer su escuela, los huertos comunitarios y otros proyectos de este enclave de etnia Diola.

Seguiremos explorando la región para dirigirnos de nuevo a Gambia, donde la explosión comercial de los poblados costeros, donde la pesca es la fuente principal de actividad económica, nos permitirá experimentar la auténtica vida africana. Música, colores y olores acompañan al ritmo frenético de estos pueblos donde la llegada de los cayucos después de un día de pesca es una auténtica fiesta local.