AL PIE DE  LOS CARPATOS Días 1 a 5

Comenzamos nuestro viaje por Sibiu, corazón de la montañosa Transilvania.  Esta hermosa ciudad medieval, una de las más bonitas de Rumanía, será nuestra base para explorar las montañas Fagaras y aldeas rurales del centro del país. Caminaremos entre verdes colinas y subiremos a admirar las increíbles vistas desde lo alto de las montañas, saborearemos las fresas y bayas salvajes que crecen por doquier y al caer la tarde algún pastor nos invitará a una polenta casera antes de irnos a dormir a algún albergue de montaña en el corazón de la Transilvania rural

 

EL FEUDO DE VLAD TEPES Días 6 a 9

Continuamos rumbo a Sighisoara, cruzando la tierra Burzen, o Tara Barsei en rumano, repleta de iglesias fortificadas que datan de los siglos XV y XVI. Sighisoara, una pequeña ciudad sajona enclavada en pleno corazón de Transilvania, protegida por una bonita ciudadela emplazada en un bucólico paisaje de pequeñas colinas. Fue un importante centro comercial y artesanal promovido por los sajones asentados aquí en el siglo XII. De aquí nos dirigiremos a Brasov, la llamada Praga de Rumanía, donde nos sentaremos en alguno de sus cafés a ver pasar la gente y saborear la vida, contemplando los edificios barrocos y la gótica iglesia Negra.

LA PEQUEÑA PARÍS Días 10 a 12

Si te entusiasma Praga o Budapest, Bucarest te fascinará. Su pasado medieval y sus pretensiones arquitectónicas de principio del siglo XX la convirtieron en una preciosa ciudad de parques y bulevares manchadas con cuadrados edificios de la época comunista. Pasear por la Avenida Kisseleff, pasar por su arco del triunfo o realizar una visita al museo de la Aldea o al antiguo Palacio Real, hoy sede del Museo Nacional de Arte o bien dar un paseo de compras por la plaza de la Unión o la calle Lipscani serán alguna de las múltiples opciones que ofrece esta agradable capital balcánica.