NATURALEZA SALVAJE Días 1 a 9

Aterrizamos en Johannesburgo, y en coches conducidos por nosotros mismos, comenzamos nuestra aventura africana. La primera parada será en el Blyde Canyon, el tercer mayor cañón del mundo, donde podremos disfrutar de sus impresionantes vistas. Al día siguiente penetraremos en el parque nacional de Kruger, uno de los más famosos y antiguos del mundo, que exploraremos durante un par de días a la búsqueda y captura fotográfica de sus inquilinos, y es que leones, elefantes, jirafas y rinocerontes abundan en las praderas y colinas de este enclave africano.


Emprenderemos desde el Parque de Kruger nuestro viaje hasta Ciudad del Cabo, comenzando por el país de Swazilandia, uno de los más pequeños del mundo, donde podremos pasear por algún mercado suazi o con un poco de suerte, toparnos con alguno de los numerosos miembros de la realeza, ataviados con sus característicos ropajes cetro en mano.

Nuestro siguiente destino es la bella región de KwaZulu Natal, donde a parte de contemplar los soberbios rincones de la cordillera de los Drakensberg y visitar algún poblado de los soberbios zulús, no desaprovecharemos la oportunidad de visitar el parque de Hluhluwe, la mayor reserva de rinoceronte blanco de toda África. Posteriormente atravesaremos otro pequeño país, Lesotho, conocido como El Reino de los Cielos al estar enclavado en el corazón de “las montañas del Dragón”, donde no desaprovecharemos la oportunidad de realizar alguna caminata para disfrutar del entorno natural de este pequeño gran país. 


LOS PLACERES DE SUDAFRICA Días 10 a 16

Poco a poco nos acercamos a la costa, pero antes podremos hacer un alto en alguno de los parques cercanos a Port Elizabeth, como pueden ser el Mountain Zebra, con su rara  especie de cebra, o el Ado Elephant con su gran población de paquidermos, antes de recorrer la placentera Garden Route, repleta de idílicas playas, magníficas excursiones costeras, numerosas actividades al aire libre y animadas poblaciones, como Knysna y su espectacular playa, donde podremos relajarnos disfrutando de los paisajes y sabrosa gastronomía de esta zona del país.

Desde aqui volamos a Ciudad del Cabo para disfrutar de los últimos días de viaje. 


LA VIBRANTE CIUDAD DEL CABO Días 17 a 22

Llegamos a Ciudad del Cabo y nos dirijimos a la punta del continente para disfrutar contemplando al mítico tiburón blanco, muy abundante aquí donde confluyen el Atlántico y el Índico. Observaremos a estos escualos de 5 metros de longitud, y los más avezados podrán introducirse en una jaula para contemplar a este bello animal nadando a pocos centímetros suyos. ¡Toda una experiencia!Vamos dejando atrás las aventuras y ya es hora de dedicarse a los placeres terrenales que ofrece esta bella tierra, y nada mejor que hacer un alto en la provincia de las “winelands”, a pocos kilómetros de Ciudad del Cabo, para disfrutar de los caldos locales en alguna de las bodegas que salpican Stellenbosch.

Ya en Ciudad del Cabo disfrutaremos de esta bella ciudad, gozando de los numerosos restaurantes en la animada Long Street, admirando las vistas de la ciudad desde la Table Montain, y por supuesto no perderemos la oportunidad de la recorrer la carretera M6 admirando las mansiones de los millonarios frente a la playa para acabar el viaje junto al Cabo de Buena Esperanza, mítico enclave marino de la época de las grandes expediciones, punto final de un gran viaje por Sudáfrica.