UN PASEO LUNAR Días 1 a 5

Nuestro viaje comienza en Estambul pero de forma breve para salir inmediatamente hacia la región de Capadocia. Nos reservaremos esta joya de ciudad para el final del viaje. Aun así, podremos tener una primera toma de contacto con Estambul. Son de vista obligada el Hipódromo Romano, la Mezquita Azul, la Iglesia de Santa Sofía, y el Gran Bazar También recomendamos un recorrido por las calles que llevan hasta el Bazar egipcio, la antigua estación del Orient Express y la zona de las telas y mosaicos. Además de cruzar el Cuerno de Oro por el Puente de Galata, merece la pena subir a la Torre de Galata, que ofrece unas magnificas vistas de la ciudad. Es agradable sentarse a descansar, tomando un té o un café con vistas al Cuerno de Oro o a cualquier de las mezquitas de la ciudad.


Nuestro próximo destino será la Capadocia es una región mágica llena de formaciones rocosas volcánicas talladas en la roca por la naturaleza durante siglos y de una gran belleza, en ella se encuentran cuevas talladas que han servido de vivienda a los pueblos que allí habitan, ermitas e iglesias cristianas de la época bizantina que todavía conservan hermosos frescos.

Para visitar más de cerca la región, proponemos hacer varias excursiones a pie. La montaña del amor – Ask Dahi- de 1700 m de altitud ofrece una de las mejores panorámicas de toda la Capadocia. Un recorrido por los tres valles, el de Devrent (valle de la Fantasía), el de Pasabagi (valle de los Monjes), y el de Kizilvadi (valle Rojo) visitando los antiguos poblados excavados en la roca o bajo tierra y visitar las iglesias bizantinas que se encuentran en el valle de Goreme.


LA COSTA DEL SUR Días 6 a 10

Recorrido por algunas de las ciudades más importantes del sur de Anatolia bañadas por el Mediterráneo como Antalya y algunos rincones de gran encanto natural donde relajarse y disfrutar de la paz y tranquilidad del mar. Olimpos y La Quimera es una pequeña y antiguo emplazamiento rodeado de misterio que se ha convertido en un sitio de gran interés de los viajeros por los originales alojamientos que ofrecen sus campamentos rústicos con cabañas construidas en los árboles en el interior de una preciosa playa.

Kas es una ciudad puente para realizar fabulosas excursiones en barco. Una recomendada es la isla de Kekova: a lo largo de la costa insular se descubren cimientos y ruinas bizantinas parcialmente sumergidos y conocidos como la ciudad hundida y después camino de Kalekoy por mar se pueden contemplar las tumbas lícias sumergidas frente a la costa. Por supuesto cabe la posibilidad de darse unos baños en las idílicas aguas cristalinas.


LA HISTORIA VIVA Días 11 a 15

Seguiremos la línea de la costa hacia el norte a lo largo de la costa del Egeo en busca de algunas de las ciudades más importantes de la antigüedad. De camino no podemos dejar escapar una visita a las piscinas naturales calcáreas de Pamukkale, una de las imágenes más conocidas de Turquía conocida como castillo de algodón, y la antigua ciudad balneario de Hieropolis construida por los romanos con la finalidad de aprovechar las propiedades terapéuticas de las aguas.

La siguiente estación es la ciudad de Seluck que es nuestro trampolín hacia las ruinas de Éfeso que constituye el más importante y mejor conservado complejo de las grandes ciudades de la antigüedad y continuar nuestra aventura hacia Canakkale y visitar la mítica ciudad de Troya . Canakkale fue durante siglos el punto de partida o llegada para peregrinos, ejércitos o caravanas comerciales al cruzar los Dardanelos. Hoy la mayoría de los viajeros acuden para visitar los campos de batalla de la primera guerra mundial de Gallipoli.

El regreso a Estambul nos permitirá descubrir finalmente el sabor y sentido de esta cuidad hecha con muchos retazos de historia, culturas y tradiciones muy diferentes. Deambular, visitar mercados, tomar baños y conocer la animada vida nocturna.

Cuando se abandona Turquía lo más habitual es que se produzca el deseo de regresar otra vez, en busca de magníficas alfombras, de amuletos para alejar los malos espíritus, de sugerentes danzas del vientre o, simplemente, de un bronceado.